OPINIÓN
La opinión experta
Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Golpe mortal: Tribunal Supremo de Estados Unidos elimina la Doctrina Chevron

El sector comercial ha celebrado la decisión, pero a corto plazo, se avecina más inestabilidad en términos regulatorios

7 de julio de 2024 - 1:00 AM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.
Los opositores a la Doctrina Chevron alegaban, entre otras cosas, que el precedente judicial alentaba a los tribunales a abdicar su responsabilidad de interpretar la ley, dando a las agencias el poder de tomar decisiones que eran competencia del Congreso estadounidense, en la foto. (The Associated Press)

Nuestro sistema de derecho tiene tres ramas: la Legislativa, que hace las leyes; la Ejecutiva, que vela por su cumplimiento, y la Judicial, que las interpreta. Aunque a la Rama Judicial le corresponde interpretar las leyes históricamente, bajo la Doctrina Chevron se da gran deferencia a la interpretación que hacen las agencias administrativas que son parte de la Rama Ejecutiva. Una decisión reciente del Tribunal Supremo de Estados Unidos revocó dicha doctrina trastocando hasta los cimientos el derecho tributario.

¿Qué es la Doctrina Chevron?

En el caso Chevron vs. NRDC, el Supremo estableció lo que se conoce como la Doctrina Chevron en el 1984. En el mismo, la EPA interpretó que a la luz del Clean Air Act, para determinar el nivel de contaminación de una planta industrial, se hacía a nivel de la planta en su totalidad. La entidad ambientalista NRDC impugnó dicha interpretación argumentando que la determinación debía hacerse por cada chimenea de la planta de forma individual. El Supremo decidió a favor de la EPA, creando la Doctrina Chevron que consta de dos reglas. Primero, si el texto de la ley es claro, este debe prevalecer. Segundo, si dicho texto es ambiguo se debe deferir en la interpretación de la agencia si es razonable. Aunque el primer caso no favoreció a un grupo ambiental, a través del tiempo la Doctrina Chevron les ha favorecido en la mayoría de los casos. El Tribunal Supremo de Puerto Rico acogió dicha doctrina como puede verse en Carrero vs. Departamento de Educación en 1996.

¿Por qué fue tan importante?

La Doctrina Chevron se convirtió en una piedra angular del derecho administrativo y ha sido citada por las cortes en más de 18,000 ocasiones. Dicha doctrina se convirtió en una herramienta clave para definir los límites de la revisión judicial de las acciones de las agencias. Esta permitió a las agencias usar su experiencia técnica para llenar los vacíos en las leyes complejas, bajo el supuesto de que las agencias, y no los jueces, tenían mayor pericia, necesaria para interpretar este tipo de leyes. Dicho enfoque pretendía asegurar que las decisiones de política pública fueran tomadas por la Rama Ejecutiva que es la que está sujeta al escrutinio electoral.

¿Qué causó la revocación de la Doctrina Chevron?

La doctrina ha generado varias críticas argumentando que alentaba a los tribunales a abdicar su responsabilidad de interpretar la ley y permitía a las agencias tomar decisiones políticas importantes que debían ser atendidas por el Congreso mediante enmiendas a la ley. Además, se ha señalado que se concentraba demasiado poder en el Ejecutivo permitiendo a las agencias excederse en sus interpretaciones. También se argumenta que menoscaba la previsibilidad y estabilidad de las empresas, pues no siempre podrían determinar sus obligaciones del texto de la ley.

Según el US Chamber of Commerce, “la regla de deferencia permitía a cada nueva administración presidencial adelantar sus agendas políticas a través de reglamentaciones cambiantes y no proporcionaba reglas consistentes para que las empresas navegaran, planificaran e invirtieran en el futuro”.

¿Qué caso revocó Chevron?

En Loper Bright Enterprises vs. Raimondo, donde se consolidaron dos casos de la industria pesquera, se revocó dicha doctrina. Los casos tratan de unos barcos de pesca a los que el gobierno federal requería tener un observador para validar cumplimento ambiental. Según la ley, el salario del observador lo pagaba el gobierno federal excepto en tres situaciones. El Departamento de Comercio federal comenzó a requerir a los dueños de las embarcaciones pagar el salario del observador en situaciones adicionales no provistas en la ley. La semana pasada, el Supremo decidió en contra del gobierno al concluir que la agencia no puede añadir requisitos contrarios al texto de la ley. Así, la decisión revocó la Doctrina Chevron por estar “fundamentalmente equivocada” y establece que los tribunales deben basarse en su propia interpretación de las leyes ambiguas, en lugar de deferir automáticamente a las agencias. La opinión disidente argumentó que la decisión mayoritaria afectará el interés público al disminuir el papel de las agencias expertas y reducir la responsabilidad democrática de las decisiones de política al trasladar la autoridad de los funcionarios del poder ejecutivo a un poder judicial no electo. Dicha opinión advirtió que esto convierte una “regla de humildad judicial en una regla de arrogancia judicial”.

¿Cuáles son las implicaciones de la decisión judicial?

La revocación de la Doctrina Chevron marca un cambio histórico en el derecho administrativo federal. Ahora, los tribunales no estarán obligados a dar deferencia a las agencias, por lo que tendrán que equilibrar la necesidad de deferencia a la experiencia técnica de las agencias con la necesidad de mantener un control judicial significativo sobre las interpretaciones legales.

¿Cómo se afectarán las agencias federales?

El caso de Loper incidirá sobre miles de reglamentos en temas que incluyen protección ambiental, atención médica, protección laboral, seguridad alimentaria y hasta asuntos contributivos. Sin la Doctrina Chevron, las agencias tendrán que ser más cautelosas y detalladas en sus interpretaciones para evitar ser cuestionadas judicialmente.

¿Cuáles han sido las reacciones?

Las reacciones han sido diversas. Los funcionarios de la administración Biden y ciertos grupos de interés han criticado la decisión argumentando que favorece intereses especiales y debilita protecciones cruciales para el público. Por otro lado, el sector empresarial la ha celebrado como una protección contra el exceso regulatorio. Las empresas valoran la previsibilidad y estabilidad en la ley para tomar decisiones estratégicas y de inversión. Por lo tanto, la decisión les permitirá retar judicialmente interpretaciones excesivas de las agencias y preservar el espíritu de la ley que tanto atesora el sector comercial. Irónicamente a corto plazo se debe esperar un entorno regulatorio más inestable causado por una ola de nuevos litigios retando las interpretaciones que habían prevalecido hasta ahora.

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: