Mabel M. Figueroa Pérez

La Tilde de Mabel

Por Mabel M. Figueroa Pérez
💬

Las heridas de los que nunca volverán a la Pava

Palabra: Nunca

Significado: Lo que no ocurre en ninguna ocasión

Etimología: Proviene del latín numquam

Nunca es una palabra definitiva y aunque nunca se debe decir nunca, hay muchos que apuestan por nunca asomarse al bando rojo otra vez. 

Parece que el Partido Popular Democrático está estancado, si juzgamos por los números de La Encuesta de El Nuevo Día. Tienen un gran reto por delante para despuntar, si lo logran. Muchos se preguntan qué es lo que está pasando y aparte de que es una colectividad sin propuestas concretas, con extremidades de pulpo a la hora de hablar de status y con ejemplos en el pasado poco gloriosos, hay una buena tajada que se fue y nunca piensa volver.

Hace poco tuve una reveladora conversación con un amigo mío sobre política. Fue la mar de interesante y fue exactamente un reflejo de los resultados de la encuesta. Cuando el ruido estruendoso de la politiquería baja, se pueden oír realidades.

Resulta que mi amigo se crió en una familia militante en el PPD, de esos que se montaban en las caravanas con banderas por las ventanas. De esos que lloraban con los triunfos. De esos que elección tras elección rajaban la papeleta bajo la insignia de la Pava. 

Hace dos elecciones, eso no es así. 

¿Qué pasó? Mucho.

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Abraham Lincoln.

Esos muchachos fueron creciendo, madurando, y con el tiempo la decepción los arrojó con fuerza a una realidad llena de contradicciones, mentiras y desengaños. Me contó que la gota que desbordó la copa fue el cuatrienio de Alejando García Padilla, como cuando ejecutó un alza en la luz y en el agua, a pesar de haber jurado en la campaña, no solo que jamás haría algo así, sino que bajaría el costo de esos servicios. Como cuando prometió a los electores bajar la carga que representó para el bolsillo de todos los puertorriqueños el IVU y se atrevió a dar un mensaje para anunciarle al país que la reducción sería de medio chavito. 

Esa familia popular le creyó cada palabra y hoy se sienten traicionados. 

Como cuando tomó la mano de Pedro Pierluisi para impulsar la aprobación de la Ley Promesa que le dio vida a la Junta de Supervisión Fiscal y hoy vemos cómo penden de un hilo las pensiones y la Ley 29 que alivia la carga a los municipios en quiebra. 

Votaron por la alcaldesa de San Juan, Carmen “Yulín” Cruz, hasta que la realidad disipó la imagen de mujer de palabra a un mero bla, bla, bla. 

Si el PPD no entiende los números de la encuesta, este es un ejemplo que se multiplica en muchas casas a lo largo y ancho de la isla.

Él no le prestará su voto a la Pava. No encuentra luz allí. Prefiere tranquilidad y equilibrio en los temas de las finanzas del país porque mantener su trabajo y el de su esposa es hoy más importante. De hecho, este es el asunto de mayor relevancia para los puertorriqueños, según los datos de La Encuesta de El Nuevo Día. ¿Cómo votará? Todavía no sabe si lo hará, pero se inclina por no hacerlo y si lo hace, no será por los populares. Tiene dos hermanas que simplemente se alejaron de las urnas y nadie las convence para merecer el más preciado tesoro que cada uno tiene en sus manos: el sufragio y con él, el poder de sacar del medio a los políticos que no valen nada. 

Un hermano sí que va a votar, pero no por el PPD sino por la cabeza del Movimiento Victoria Ciudadana: Alexandra Lúgaro. Un primo suyo apostará por candidatos penepés, como Jenniffer González, porque para él hay un ala de populares que provocan más incertidumbre que equilibrio, como es el caso de Yulín. Y lo más que me impactó es que su mamá, una mujer que ha militado toda la vida en el PPD, no sabe por quien votar y hasta ha pensado en Wanda Vázquez. Él cree que no lo hará, pero ella se siente vacía de una figura en el PPD.

Es realmente una radiografía interesante.

Cuando lo confronté con el tema de corrupción, que parece ser el caballito de batalla de los rojos en esta campaña, su respuesta fue simple: “¿No recuerdas el caso de Anaudi Hernández? No hace tanto tiempo de eso para que se olvide”.

Otra revelación importante es que, para él, el verano del 2019, del que participó activamente en la calle frente a La Fortaleza día tras día, fue contra Ricardo Rosselló y su equipo en el escandaloso chat. Piensan algunos que todos se van por el barranco con él y no es así. Hay electores que saben diferenciar que en ese momento histórico hasta los penepés estaban pidiendo la cabeza del exgobernador. Por eso fue un movimiento tan fuerte, de todos los partidos, ideologías y luchas, ofendidos por el contenido de ese grupo privado en Telegram.

Para muestra basta botón: la comisionada residente Jenniffer González resultó ser la figura de mayor ranking en el mundo de la política en este momento, según La Encuesta de El Nuevo Día. Y no sólo es la que carga con la mejor imagen positiva entre todos los candidatos, sino que mantiene una fuerza colosal para derrotar a su contendiente más cercano, el popular Aníbal Acevedo Vilá, y regresar a Washington, si las elecciones generales fuera hoy. 

El PNP ganaría la elección, concluyeron las respuestas de la encuesta.

El presidente de la Pava, Aníbal José Torres, dijo hoy que en el PPD había que hacer ajustes si querían ganar las elecciones. Sin duda alguna. Y, de hecho, están tarde.

¿Lograrán disuadir a los que hablan de nunca más? Ya veremos.





Otras columnas de Mabel M. Figueroa Pérez

jueves, 9 de julio de 2020

Las mentiras de Wanda

Si uno se sienta y observa con calma su récord nefasto, entiende porqué tantas personas ya no le creen a la gobernadora, escribe Mabel Figueroa

jueves, 2 de julio de 2020

La desfachatez de otra alza por el agua

El aumento es un descaro, porque ocurre en uno de los peores momentos de crisis fiscal a nivel mundial y cuando Puerto Rico se sostiene sobre cimientos muy frágiles, escribe Mabel Figueroa

miércoles, 22 de abril de 2020

Una gobernación errática

¿Es un patrón de una conducta errática el que muestra la gobernadora? Eso lo dejo a discreción de lo que ella llama su “maquinaria política”: el pueblo de Puerto Rico, dice Mabel Figueroa