Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Ahora lo que se busca es el conocimiento del paciente para detectar los signos que pudieran denotar el cáncer de mama.
Ahora lo que se busca es el conocimiento del paciente para detectar los signos que pudieran denotar el cáncer de mama. (Shutterstock)

“En Estados Unidos se habla de que una de cada ocho mujeres va a desarrollar cáncer de seno durante su vida. En Puerto Rico, una de cada 9 desarrolla este tipo de enfermedad. Lo que buscamos con el cernimiento es la detección temprana para que no sea metastásico al momento de su diagnóstico, sino que se encuentre en un estadio cero, por lo que no tendría la capacidad de estar en estado de metástasis y todavía es microscópico o esta encapsulado”, alertó el doctor Samuel Padua, médico radiólogo y especialista en imagen y biopsia del seno en el Women’s Imaging Institute en Manatí Medical Center, Bayamón Medical Center y CT Radiology Complex Imaging Center.

A su vez, explicó que la genética es un factor de riesgo principal. De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, en inglés), si en el núcleo familiar-entiéndase madre, hermana o hijas- se ha desarrollado un cáncer de seno, sobre todo si es posmenopáusico o si es invasivo, aumenta el riesgo. Igualmente, si el cuadro clínico tiene los genes BRCA1 y BRCA2, que son los que producen proteínas que reparan daños en el ácido desoxirribonucleico (ADN) -en donde la persona hereda uno de la madre y otro del padre-, estos también se conocen como genes supresores de tumores porque, cuando tienen cambios específicos como mutaciones, es posible que aparezca el cáncer.

Así que, en estos casos, se recomienda que los pacientes comiencen su cernimiento en el renglón de los 25 a los 30 años, específicamente para estudios de imágenes de resonancia magnética (MRI, en inglés). Yo puedo hacer un estudio de base a los 25 con el MRI, ya que no hay radiación. La mamografía se recomienda a partir de los 30 para este tipo de paciente, si lo amerita. En el pasado, había indicaciones en donde se hablaba de hacer el cernimiento diez años previos a la edad que tenía el pariente que arrojó un resultado positivo a cáncer. Por ejemplo, si el paciente tuvo el cáncer a los 32, pues hay que hacer el cernimiento [del miembro familiar] a los 22. Pero, ahora, se ha redondeado y es un poco más fácil para entender que, a partir de los 30 años, podríamos recomendarle a esa paciente la mamografía anual, además del MRI”, expresó el galeno.

Por eso, la visita al ginecólogo es esencial. Padua hizo hincapié en que existe una relación importante entre el cernimiento y el diagnóstico. Cuando una paciente, sobre todo si es menor de 40 años, siente algún cambio en su seno que se pueden presentar como cambios en la piel, el pezón, descarga por el pezón o algo que se palpe en la axila, son algunas indicaciones para buscar ayuda clínica, ya sea del ginecólogo o médico primario. En cuanto al cernimiento, que es cuando no hay un síntoma, buscamos que vaya a hacerse su estudio de imagen, especialmente la mamografía, porque estamos buscando su detección temprana. En especial para el cáncer invasivo, su incidencia en las personas es en las décadas de los 30 y los 40, por eso se tomó como barómetro los 40 años.

Existen diversos tipos de cernimientos para detectar el cáncer de seno:

  • MRI
  • Mamografía
  • Sonomamografía
  • Tomografía

“Más importante es el de la mamografía, por las imágenes. Ahora lo que buscamos es el conocimiento del paciente. El autoconocimiento, parte del cernimiento, es el que hace el paciente por su cuenta; es saber cómo se ve su seno, cómo se siente, qué apariencia tiene el pezón, como se ve la piel y que, en el momento en que note algo distinto, busque ayuda. Clínicamente, el estudio de mamografía es el más importante porque ha demostrado reducir la mortalidad por cáncer de seno, gracias a su detección temprana. Por otra parte, el MRI también lo utilizamos porque es extremadamente sensitivo a cánceres invasivos pequeños. El tercer estudio es el sonograma; este no se utiliza de primera línea. Sin embargo, es importante como un estudio de segunda línea para contrarrestar las limitaciones de la mamografía con senos más densos”, abundó.

Una de las grandes recomendaciones que ofrece el radiólogo es que no hay que tener miedo. Que las mujeres deben entender que esto es un problema que tiene solución, cuando se detecta en etapas tempranas. En la medida en que se realicen la mamografía cuando toca y se busque ayuda cuando hay algún síntoma todo va a salir bien. ¡Ante los síntomas actuamos! ¡Eso puede salvar la vida!

💬Ver comentarios