Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Muchos tipos de cáncer son prevenibles, si las personas se hacen sus pruebas de detección temprana.
Muchos tipos de cáncer son prevenibles, si las personas se hacen sus pruebas de detección temprana. (Shutterstock)

El cáncer continúa siendo una de las enfermedades más nefastas para el ser humano. De acuerdo con datos obtenidos del portal cancer.gov, para el año 2018, surgieron 18.1 millones de casos nuevos y 9.5 millones de muertes por cáncer en el mundo.

Estos datos pronostican que para el año 2040, el número de casos nuevos por cáncer aumentará a 29.5 millones y el número de muertes a 16.4 millones. A nivel de descripción poblacional, las tasas más altas de cáncer se hallan en los países con niveles más altos en la esperanza de vida, la educación y el estándar de vida. Sin embargo, en cánceres como el del cuello uterino, se observó una mayor incidencia en la población con niveles bajos de educación, modelo de vida y esperanza de vida.

En Puerto Rico, gracias a los trabajos investigativos del Registro Central de Cáncer Puerto Rico, datos recopilados del 2014 al 2018 presentan diversos panoramas de incidencia, mortalidad y tipos de cáncer más comunes en la población puertorriqueña.

El doctor Guillermo Tortolero Luna, investigador principal del Programa para el Control Comprensivo de Cáncer (CCCUPR), el Programa de Prevención y Detección Temprana de Cáncer de Mama y Cuello Uterino, y codirector del Registro Central de Cáncer de Puerto Rico, explicó que, si se analiza la información, cada cáncer tiene un comportamiento diferente, con factores de riesgo específicos con potencial o sin potencial de detección temprana.

“En el caso de Puerto Rico, vemos que, en hombres y mujeres, ha subido la incidencia, especialmente, en la población femenina, con un aumento aproximado de 2.7% por año. Otro tipo de cáncer en el cual se notó un aumento es en el de tiroides. Con este, la situación es el sobrediagnóstico causado por los avances tecnológicos disponibles. Se diagnostican cánceres pequeños que son indolentes y que no progresan como los invasivos. Pero, se han revisado los datos con las nuevas guías y los números se han ido estabilizando”, argumentó.

El cáncer de mama y el de próstata son los más comunes a nivel mundial, en Puerto Rico y en Estados Unidos. Según Tortolero Luna, actualmente tenemos la capacidad de diagnosticar en una etapa temprana, o incluso en una etapa premaligna, los cánceres de colon y de cuello uterino. Con las estrategias y las pruebas para la detección temprana, se logra la prevención.

Las estadísticas del CCCUPR demostraron que el período comprendido entre los años 2013 a 2018, unas 73,135 personas fueron diagnosticadas con cáncer en la isla, de las cuales un 52.3% fueron hombres y un 47.7% mujeres.

Por otra parte, los tipos de cáncer más comunes son, en hombres: próstata (37.3%), colon y recto (12.0%), pulmón y bronquios (5.6%); y, en mujeres: mama (28.9%), colon y recto (11.2%) y tiroides (11.0%).

En cuanto a la supervivencia, los datos reflejan que una de cada nueve mujeres que nazcan hoy en Puerto Rico podría ser diagnosticada con cáncer de mama durante su vida. Igualmente, una de cada 92 mujeres podría ser diagnosticada con cáncer de cérvix.

En el caso del cáncer de colon y recto, uno de cada 20 hombres podría ser diagnosticado, mientras que uno de cada siete hombres podría ser diagnosticado con cáncer de próstata.

Lo más importante es que estos son prevenibles, si las personas se hacen sus pruebas de detección temprana. En especial, el cáncer de próstata tiene un 100% de prevención.

Sobre los factores que pueden afectar al individuo, el doctor Tortolero Luna expresó que “todo es multifactorial. No podemos decir que es el individuo nada más, creo que entendemos muy bien que todo es a nivel de diferentes participantes en el proceso. Obviamente, el paciente es el centro de todo y se trata de hacer lo mejor. Las personas pueden tener problemas o barreras para el acceso a servicios, como pueden ser la transportación para movilizarse a tratamientos o estudios, recibir el cuidado que requieren, su situación socioeconómica, el cuidado que requiere el paciente y el acceso a los servicios de salud”, precisó.

En la isla y en Estados Unidos, los tratamientos son muy similares. Recientemente, la continuidad de estos se ha visto afectada por los eventos naturales y por la pandemia, lo que ha provocado la necesidad de reforzar los esfuerzos de comunicación a la comunidad. “Depende mucho de la participación de toda la sociedad. En Puerto Rico, estamos yendo en la dirección correcta; para mejorar la situación de salud en la isla y reducir las disparidades en salud de la población”, recalcó y enfatizó que la División de Control de Cáncer y Ciencias Poblacionales cuenta con un programa de investigación para observar estos aspectos.

Estos investigadores se mantienen activos en temas que van desde la prevención hasta el cuidado paliativo. “Aquí se hacen ensayos clínicos realizados por la industria farmacéutica, pero también hay muchos que se realizan a través de los programas del gobierno federal, sobre todo con el Instituto Nacional del Cáncer. El Centro de Cáncer es recipiente de un programa que hace accesible a la población para participar en ensayos clínicos. Ya llevamos siete años con el National Cancer Institute Onchology Research Program, que, también, es un componente de investigación de la atención médica, adentrándonos más y más en el efecto que tienen las características de la población que impactan los resultados”, dijo.

Entre las recomendaciones que ofrece el médico están: hablar con tu proveedor médico para que te envíe a realizarte estudios de cernimiento para cáncer de mama, cuello uterino y cáncer colorrectal. “Hay que tener un buen cuidado de la salud. La detección a tiempo permite la prevención”, concluyó el doctor Tortolero Luna.

💬Ver comentarios