Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Las placas de colesterol se pueden comenzar a acumular desde los 15 años, por ende, la prevención temprana de las condiciones coronarias es necesaria.
Las placas de colesterol se pueden comenzar a acumular desde los 15 años, por ende, la prevención temprana de las condiciones coronarias es necesaria. (Shutterstock)

Con un estimado de 17.9 millones de defunciones cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muertes en el mundo. La incidencia en Puerto Rico no es diferente. Según el Informe de Enfermedades Crónicas, del Departamento de Salud, para 2017, las afecciones del corazón fueron la causa de 5,645 muertes.

“Estas enfermedades constituyen un grupo de trastornos del corazón y los vasos sanguíneos que incluyen cardiopatías coronarias, enfermedades cerebrovasculares y cardiopatías reumáticas”, señala la OMS sobre las condiciones cardíacas.

A la vez, explica que una tercera parte de las muertes por accidentes cardiovasculares son en personas menores de 70 años.

Predisposición genética de los puertorriqueños

El cardiólogo Carlos Rosario Sepúlveda expuso que, en Puerto Rico, hay un alto componente de predisposición genética que se ha perpetuado por los estilos de vida poco saludables que se fomentan en la isla, lo que incluye el consumo excesivo de alcohol, fumar, inactividad física y una dieta desbalanceada.

“Lo importante es el chequeo anual porque las enfermedades cardíacas no se curan, [sino que] se controlan”, recalcó el médico sobre la importancia de la prevención.

El informe del Departamento de Salud explica que, aunque hay factores de riesgo no modificables, como la edad y la genética, sí existen cambios hacia una vida saludable que se pueden tomar para evitar o retrasar los efectos de las enfermedades del corazón.

Hay factores de riesgo modificables

El documento revela que entre los principales factores de riesgo modificables para las enfermedades cardíacas está el sobrepeso u obesidad, cuya prevalencia es de 68.3% para personas mayores de 18 años, y 81.6%, para pacientes de 55 a 64 años.

Otro de los aspectos que comúnmente también presentan las personas con enfermedades cardíacas es la inactividad física, lo que se define como “si durante los pasados 30 días, la persona no ha participado de cualquier actividad física o ejercicios tales como correr, calistenia, golf, cortar grama, caminar u otra actividad para ejercitarse”.

La OMS recomienda que las personas de 18 a 64 años realicen un mínimo de 150 minutos de ejercicio semanalmente. De esta manera, se podría reducir el riesgo de padecer cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes y diversos tipos de cáncer.

El ejercicio también puede prevenir una de las enfermedades cardiovasculares más comunes en Puerto Rico, la hipertensión o presión elevada en las paredes de las arterias. Para el 2017, casi la mitad (45.1%) de la población puertorriqueña mayor de 18 años padecía la condición. No obstante, para la población de 65 años en adelante, la prevalencia fue de 73%.

Aunque la presión arterial se puede regular con el debido tratamiento médico, la condición descontrolada abre puertas a otro tipo de afecciones más graves, como infartos miocárdicos, insuficiencia cardíaca y ritmo cardíaco irregular, lo que puede desencadenar en una muerte súbita, asegura la OMS.

“La medicina ayuda, pero el paciente tiene que hacer sus cambios”, apuntó Rosario Sepúlveda, a la vez que instó a apostar por la prevención temprana, a través de visitas periódicas y constantes a los médicos.

Alta prevalencia de condiciones coronarias

Otra de las enfermedades cardíacas con más prevalencia en Puerto Rico son las condiciones coronarias, en las que las arterias coronarias dejan de funcionar, en gran medida por la acumulación de capas de colesterol.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), estas son las enfermedades del corazón más comunes en Estados Unidos y causan la muerte de 385,000 personas anualmente en este país.

El doctor Rosario Sepúlveda recalcó nuevamente la prevención temprana de las condiciones coronarias, pues, explicó que las placas de colesterol se pueden comenzar a acumular desde los 15 años. En Puerto Rico, para el 2017, 7.2% de los adultos padecía de este tipo de enfermedades.

El cardiólogo también sostuvo que las enfermedades del corazón afectan mayormente a los hombres. Sin embargo, las mujeres son más perjudicadas luego de los 50 años, cuando dejan de producir hormonas, durante la menopausia.

“Después de los 50 años, la enfermedad cardíaca es peor en la mujer, que en el hombre. Es más agresiva porque las arterias son más finas y los infartos son peores, al igual que la mortalidad”, puntualizó el médico, al explicar que las hormonas protegen a las mujeres jóvenes.

De acuerdo con el mencionado informe de Salud, las personas más afectadas por enfermedades cardiovasculares son hombres mayores de 65 años, con un ingreso económico de entre $15,000 y $24,999. Los pacientes poseen una educación igual o menor a la escuela superior; tienen seguro médico privado; se concentraron en la región oeste y norte de la isla. Los factores de riesgo modificables continúan siendo la inactividad física y el sobrepeso u obesidad.

💬Ver comentarios