Conoce las medidas de esta industria durante la pandemia del COVID-19 y cómo desinfectan las aeronaves.

Si la recomendación de llegar dos horas antes de un vuelo le parecía exagerada, tendrá que juntar paciencia, porque ese tiempo se podría duplicar. Desde la entrada al aeropuerto hasta la salida en el lugar de destino, una serie de controles y medidas de seguridad ya están siendo implementados por aerolíneas y terminales aéreos de todo el planeta, en respuesta al COVID-19.

Nuevos estándares que incluyen el uso de mascarillas en todo lugar, desinfección de personas y equipaje, toma de temperatura, sanitización constante de lugares comunes y durante el vuelo; la restricción de comidas y revistas a bordo, asientos libres entre pasajeros y una mayor automatización de procesos, con el fin de evitar el contacto físico.

Lo cierto es que, cuando termine la pandemia, el próximo viaje en avión será distinto al último.

Así lo cree Shashank Nigam, director ejecutivo de SimpliFlying, una consultora de aviación, que lanzó hace poco un informe llamado "The Rise of Sanitised Travel", en donde sugieren y analizan varias medidas para un vuelo seguro.

"Después del 11 de septiembre, los viajeros querían asegurarse de que no habría armas a bordo. Ahora, querrán estar seguros de que no hay virus a bordo", dice Nigam a "El Mercurio".

Considerando la crisis sanitaria actual, a su juicio las medidas más urgentes son las de saneamiento en los aeropuertos, "desde escáneres de temperatura, normas de distanciamiento social y procedimientos de sanitización de bolsos y personas, como túneles de desinfección".

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés) también dio a conocer una serie de cambios en torno a los vuelos comerciales, como la instalación de barreras de acrílico en áreas de check in y marcas en el piso para mantener distancia entre pasajeros al hacer filas. Con el fin de reducir "puntos de contacto", la automatización asumirá una mayor presencia que la que ya tenía, según un informe del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por su sigla en inglés). "Habrá nuevos protocolos para el check-in que involucren tecnología digital y biométrica, y pago sin contacto en lugar de efectivo", dice la entidad. Por ejemplo, varias aerolíneas europeas y asiáticas ya permiten a los pasajeros abordar con solo escanear su cara.

Dentro de los aviones

En la cabina, los cambios pueden ser más drásticos. Aunque la IATA enfatiza que el riesgo de transmisión de COVID-19 durante un vuelo es bajo por el uso de filtros y la dirección del flujo de aire a bordo, de todas formas sugiere el uso de mascarillas como protección adicional tanto en pasajeros como en tripulantes (en ellos, además guantes y batas de protección).

Compañías extranjeras y locales se sumarán a esta tendencia, como Latam y Sky. Ambas empresas también consideran bloquear los asientos centrales en todas sus filas, "para asegurar el distanciamiento físico entre los pasajeros" durante la pandemia.

Una medida que algunos analistas extranjeros creen puede tener un impacto económico. Anamaría Arpea, jefa de la carrera de Ingeniería en Aviación Comercial de la U. Federico Santa María, tiene sus dudas. "En la medida en que los aviones vuelen más vacíos, hay menor rentabilidad, por lo que se podría esperar un aumento en el valor de los pasajes. Sin embargo, la industria ha sido fuertemente impactada por esta pandemia, por lo que se espera que, para mejorar, no querrán aumentar los precios". Nigam tampoco cree que ocurra: "Igual habrá ofertas, especialmente a destinos populares".

Para optimizar el espacio, la compañía de diseño italiana AvioInteriors -la misma que creó asientos para viajar "casi" de pie- ha propuesto reubicar los espacios de manera que el asiento del medio se gire en 180º, además de incorporar paneles transparentes que separen a los pasajeros. Otra opción más "sencilla" implica colocar estos mismos paneles entre los asientos.

Si bien los cambios surgen producto de la pandemia, algunos no serán transitorios, estima Nigam. "Algunos pueden ser temporales, como el escaneo de temperatura y el uso de mascarillas. Pero otros, como la desinfección del equipaje, pueden ser permanentes, ya que aumentan el nivel de saneamiento durante el viaje sin ningún inconveniente para los pasajeros". Y además, agrega Arpea, disminuyen la probabilidad de contagio "de otros tipos de patógenos, considerando que los aeropuertos son lugares de mayor riesgo por la cantidad de personas que pasan por allí".

Exámenes

En Dubái, la aerolínea Emirates toma análisis de sangre a todos los pasajeros antes de abordar y entrega los resultados previo al vuelo, para tomar las medidas sanitarias correspondientes.


💬Ver 0 comentarios