Sin gente por el aislamiento del coronavirus, estas calles de Florida parecen irreconocibles. Mira el recorrido.

El característico gentío de la ciudad más visitada de Estados Unidos, parece estar escondido. Una vuelta rápida por una de las zonas turísticas más congestionadas de Orlando, Florida, pintan un cuadro inimaginable, uno o dos carros en las calles, y menos de diez personas caminando a lo largo de la International Drive.

Hay que verlo para creerlo, Orlando parece una ciudad fantasma en pleno siglo 21 y está prácticamente desierto. El corredor turístico, también conocido como I-Drive, es testigo mudo del impacto en la ciudad de la pandemia del coronavirus Covid-19. La ciudad, que recibe más de seis millones de visitantes por mes, y que rompe año tras año el record de ser la más visitada, es la capital mundial de los parques temáticos.

Pero ahora todos están cerrados, incluyendo el famoso Magic Kingdom, el más visitado de los cuatro parques que tiene Walt Disney World; también lo están los tres parques de Universal Orlando Resort, los de SeaWorld y Legoland, todas consideradas entre las principales atracciones de la ciudad.

La mayoría cerraron el 16 de marzo con la promesa de que abrirían a finales de mes. Pero el panorama se ha complicado. Con la confirmación de 830 casos y 13 fallecidos por coronavirus en la Florida, cifra que aumenta día a día, las medidas se han ido haciendo cada vez más estrictas. El viernes 20 de marzo, cerraron los más de 20 resorts de Disney y todos los hoteles de Universal Orlando, sumándose así a docenas de hospederías que han sido cerradas en toda la Florida Central.

La declaración del Estado de Emergencia que hizo el alcalde de Orlando Buddy Dyer, el 15 de marzo, y las medidas tomadas por el Gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha traído además el cierre de todos los restaurantes, que solo pueden funcionar para vender comida para llevar; también los gimnasios están cerrados y la mayoría de las atracciones. Solo algunas instalaciones recreativas como parques, jardines públicos y campos de golf permanecen abiertos.

Los grandes centros comerciales, como Florida Mall y los International Premium Outlets, también están cerrados así como numerosas tiendas independientes.

Al igual que en el resto de la Florida, se reciben instrucciones nuevas todos los días y se sigue enfatizando en el distanciamiento social como la principal medida para evitar la propagación de la pandemia, en conjunto con las medidas fundamentales de higiene.

Las clases en el sistema escolar público, que están suspendidas hasta el 30 de marzo, comenzarán online luego de esa fecha. Las universidades, incluyendo la Universidad Central de Florida, que está en la ciudad y es una de las más grandes de la nación, no tendrá clases en vivo durante todo el semestre, ni graduaciones.

Aunque enOrlando se permite el libre tránsito y no hay prohibición de salir a las calles durante el día, se recomienda no salir si no es necesario, y miles de empleados están trabajando remoto desde sus hogares. Hay un toque de queda, que aplica tanto para el condado de Orange, donde está Orlando, como para el de Osceola, donde está Kissimmee, desde las 11:00 p.m. hasta las 5:00 a.m.


💬Ver 0 comentarios