Vista de La Habana, donde se prepara una fiesta popular para celebrar los 500 años de su fundación. A la izquierda, un grupo de cubanos se divierte en el Malecón. (Shutterstock)

La Habana, Cuba - Cuando se le pregunta Eusebio Leal, historiador de La Habana, qué le regalaría a la capital de Cuba en sus 500 años de existencia, su respuesta es contundente: “La vida entera se la di, la que tenía ya se la di, y si tuviera otra, también se la daría”.

Esas palabras de Leal, el hombre culto que con su proyecto de restauración se ha convertido en la cara de La Habana por décadas, no son exageradas, pues resumen en una oración el sentimiento general de los habaneros, quienes aman a su ciudad capital como si fuera su propia vida.

¿Dónde hospedarse?Dada la presión de Estados Unidos, quédese en alguna casa particular y no en un hotel estatal. (Benjamín Morales)
¿Dónde hospedarse?Dada la presión de Estados Unidos, quédese en alguna casa particular y no en un hotel estatal. (Benjamín Morales)

¿Criterio exagerado? No tanto. Cuando se le pregunta lo mismo, por ejemplo, a Rey Vicente Anglada, dirigente de los legendarios Industriales de La Habana en el béisbol cubano, su respuesta secunda sin duda alguna a Eusebio Leal.

¿Qué es La Habana para ti?, le preguntó De Viaje. “La Habana lo es todo… el aire que respiro, la forma de vivir. La Habana es todo en mi vida, después de mi familia, está La Habana”, respondió el curtido hombre de béisbol, forjado en los barrios habaneros a sudor y sol.

Que dos figuras tan disímiles coincidan en criterio cuando hablan de su capital no es casualidad. Es que La Habana tiene una mística que enamora a quien la visita, por esa mezcla incomprensible de monumentalidad con decadencia.

¿Puedo viajar a La Habana? Claro que sí. Los viajes a Cuba no están prohibidos, sólo deben hacerse bajo una de las licencias que todavía están autorizadas por el Gobierno de Estados Unidos. (Benjamín Morales)
¿Puedo viajar a La Habana? Claro que sí. Los viajes a Cuba no están prohibidos, sólo deben hacerse bajo una de las licencias que todavía están autorizadas por el Gobierno de Estados Unidos. (Benjamín Morales)

El propio Eusebio Leal lo describe a la perfección. “La Habana es un estado de ánimo. Ante La Habana nadie queda indiferente, una ciudad que tiene un atractivo, un halo para algunos misterioso, para otros poético, pero realmente es una ciudad bella, sobre todo cuando se traspone lo superficial que son las casas y uno conoce a la gente, bella, bella, maravillosa”, afirma el hombre que ha dedicado su vida a reconstruirla.

¿Hay vuelos desde Puerto Rico? Directos no, pero la mayoría de las aerolíneas estadounidenses lo hacen con escala en ciudades como Miami, Orlando o Fort Lauderdale. (Benjamín Morales)
¿Hay vuelos desde Puerto Rico? Directos no, pero la mayoría de las aerolíneas estadounidenses lo hacen con escala en ciudades como Miami, Orlando o Fort Lauderdale. (Benjamín Morales)

“Yo la cortejo permanentemente, porque a veces es una novia esquiva, porque hay que dedicarle mucho tiempo, por todo lo que hay por hacer. Quiero decir que hay una especie de velo de decadencia, que cuando se logra rasgar, nos deja ver la maravilla y yo creo que hay que buscar, hay que perseverar en buscar lo bello”, agrega en entrevista con De Viaje.

Ese “velo de decadencia” podrá ser rasgado por quien decida visitarla en lo que queda de año, cuando La Habana lucirá su mejor momento en años.

El próximo 16 de noviembre de 2019, la capital de Cuba cumple 500 años de existencia y la ocasión se torna perfecta para aquellos que deseen conocer a esta imponente ciudad, la más grande y más poblada del Caribe.

¿Cómo es mejor viajar? Recomendamos ir a una de las agencias de viajes especializadas en Puerto Rico. Te orientarán cómo armar el viaje de manera segura y sin violentar las regulaciones estadounidenses. (Benjamín Morales)
¿Cómo es mejor viajar? Recomendamos ir a una de las agencias de viajes especializadas en Puerto Rico. Te orientarán cómo armar el viaje de manera segura y sin violentar las regulaciones estadounidenses. (Benjamín Morales)

Fiesta popular

La Habana prepara una enorme fiesta popular para celebrar los 500 años de su fundación, una ocasión única que el gobierno cubano ha aprovechado para remozar la ciudad y devolverle en algunos puntos la magnificencia que tuvo en sus años de gloria, durante la primera mitad del siglo veinte, cuando por sus calles desfilaban los gánster y las estrellas de cine.

Los actos se han ido celebrando durante todo el año, pero el comienzo del mes de noviembre ha engordado la agenda, con conciertos populares, actos culturales y eventos deportivos que conmemoran la fundación de La Habana, la que en Cuba llaman “la capital de todos los cubanos”.

El gobierno cubano no ha escatimado en dar a la fecha el valor que se merece y con la asistencia de Rusia, China, Vietnam, la Unión Europea, la Unesco, y otros países latinoamericanos y del mundo árabe, han montado un programa de renovación que esta ciudad no vivía desde hace décadas, encabezado por la Oficina del Historiador dirigida por Eusebio Leal.

¿Funcionan las ATH y 
las tarjetas de crédito? Ninguna del sistema americano. Debe llevar todo en efectivo. Calcule $250.00 por persona por día, eso debe ser suficiente, de seguro le sobra, pero eso es mejor a que falte. (Benjamín Morales)
¿Funcionan las ATH y las tarjetas de crédito? Ninguna del sistema americano. Debe llevar todo en efectivo. Calcule $250.00 por persona por día, eso debe ser suficiente, de seguro le sobra, pero eso es mejor a que falte. (Benjamín Morales)

Se han desarrollado sobre 6,000 proyectos de construcción, cerca de 1,400 de ellos correspondientes a los sectores salud y educación, mientras que al comercio y la gastronomía corresponden alrededor de 900 iniciativas.

Dentro de esas edificaciones o espacios públicos se encuentran El Capitolio, la obra cumbre del aniversario 500, que con su monumental cúpula dorada marca el estilo de esta ciudad y que fue reparado con capital ruso.

Amplias zonas de La Habana Vieja también han sido reparadas y la apertura de nuevas instalaciones hoteleras de lujo, han dado al panorama capitalino un aire ecléctico que ha aumentado su magia.

Se espera la participación de dignatarios internacionales en los festejos, entre ellos estarán los Reyes de España, que vendrá a Cuba entre el 11 y el 14 de noviembre, en la primera visita oficial de unos monarcas españoles a la historia.

Juan Carlos I estuvo en La Habana en 1999, pero fue en el marco de la Cumbre Iberoamericana y no de una visita bilateral. Felipe VI y su esposa, Doña Letizia, vienen en carácter oficial, pero se irán antes de los actos oficiales del 15 y 16 de noviembre, para no coincidir con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, o el nicaragüense, Daniel Ortega, quienes se esperan vengan a las festividades.

La capital de Cuba 
 enamora al visitante por una mezcla incomprensible de monumentalidad con decadencia. (Benjamín Morales)
La capital de Cuba enamora al visitante por una mezcla incomprensible de monumentalidad con decadencia. (Benjamín Morales)

El 15 de noviembre la fiesta en grande arrancará a las 9:00 de la noche, con la tradicional peregrinación de cientos de habaneros, que darán tres vueltas a la ceiba que marca el lugar de la fundación de la ciudad en 1519, echarán una moneda a sus raíces y pedirán un deseo, con la esperanza de que se cumpla.

Música y color

De ahí, todo será música y color, hasta que a las 12:00 de la medianoche un espectáculo de fuegos artificiales y 21 salvas de cañón darán la bienvenida a los 500 años en el Malecón habanero.

El día 16 de noviembre, a partir de la 1:00 p.m., el presidente Miguel Díaz-Canel recibirá en el Capitolio a las personalidades extranjeras invitadas y a las 9:00 de la noche se realizará allí una gala por invitación. A las 11:00 p.m. la popular orquesta Los Van Van encabezarán el “Concierto Van 500”, en el Malecón frente al hotel El Nacional.

Así se celebrarán cinco siglos de fundación de una ciudad que en su historia fue, entre otras cosas, centro de trata de esclavos de los españoles, propiedad por 11 meses de los ingleses, ocupada por Estados Unidos al ganar la Guerra Hispanoamericana y cuna del blanqueo de dinero de la mafia estadounidense.

Una ciudad que vio la caída del presidente Gerardo Machado, que vivió la huida de Fulgencio Batista tras el triunfo de la Revolución de Fidel Castro Ruz, que integró a su panorama la sobria arquitectura soviética, pero que nunca perdió su imponente arquitectura colonial española, el exquisito toque francés o el estilo de planificación neoyorquino.

Una capital que es amada por todos los cubanos, quienes podrán odiar su decadencia, pero como dice Eusebio Leal, no pueden dejar de amar su magnificencia, aunque tenga 500 años de vida.


💬Ver 0 comentarios