Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Para prevenir la diabetes tipo 2 en a población pediátrica se debe evitar la obesidad.
Para prevenir la diabetes tipo 2 en a población pediátrica se debe evitar la obesidad. (Shutterstock)

Durante los últimos 45 años, la obesidad infantil y de adolescentes en el mundo, se multiplicó por 10, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta cifra provoca que cada vez más niños y jóvenes estén en riesgo de padecer condiciones como la diabetes tipo 2.

Noviembre es el Mes Nacional de Concientización sobre la Diabetes y, de acuerdo con la endocrinóloga pediátrica Marina Ruiz Montilla, hace años, los casos de diabetes tipo dos en menores de 21 años eran escasos, pero la obesidad fue el factor principal que produjo un cambio en este panorama.

“La diabetes tipo 2, en el pasado, se consideraba la diabetes de los adultos. Hoy en día, con el problema de obesidad que hay mundialmente, más y más se está viendo diabetes tipo 2 en la edad pediátrica y en los adolescentes”, expresó Ruiz Montilla.

El Departamento de Salud define este tipo de diabetes como una condición en la que el páncreas produce insulina, hormona que regula la azúcar en sangre, en niveles más altos de lo normal y el cuerpo desarrolla una resistencia a esta hormona.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en su Informe Nacional de Estadísticas de Diabetes de 2020, estipula que la diabetes tipo 2 en edad pediátrica aumentó significativamente desde el 2002 al 2015. El estudio expone que, anualmente, en Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico, se diagnostican 5,758 niños y adolescentes entre 10 y 19 años con diabetes tipo 2.

Una de las complicaciones de esta condición es que, según la doctora, se desarrolla de forma silenciosa con el pasar de los años y puede afectar algunos órganos, el colesterol y la visión.

Aumento en tratamientos para niños y adolescentes

Ruiz Montilla explicó que la cantidad de medicamentos para tratar esta condición en adultos es mayor. Sin embargo, el año pasado, se aprobó un nuevo medicamento para tratar este tipo de diabetes a nivel pediátrico.

Hasta hace un año, solo teníamos dos medicamentos aprobados para el manejo de la diabetes tipo 2 en pediatría, entiéndase insulina o metformina. El año pasado, para verano, la Administración de Alimentos y Medicamentos, (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un medicamento que se llama liraglutida, para la edad pediátrica de los 10 años en adelante y esa es la primera vez que tenemos otro medicamento para el manejo de diabetes tipo 2 en la edad pediátrica”, destacó la profesional.

Este fármaco permite un tratamiento menos agresivo, pero eficiente, para tratar la condición en comparación con la insulina, porque, según la doctora, detecta la cantidad de azúcar en la sangre y libera insulina de acuerdo con esa cantidad.

Reconoció que la FDA es muy rigurosa al momento de aprobar medicamentos para los pacientes pediátricos, pero, debido al aumento significativo que tiene esta condición en niños y jóvenes, mantiene la esperanza de que, en los próximos años, se aprueben más medicamentos para esta población.

La prevención es clave

Ruiz Montilla señaló que muchos de sus pacientes con diabetes tipo 2 llegan en sobrepeso, pero, cuando rebajan y utilizan los medicamentos para regular su condición, en muchas ocasiones, pueden prescindir de los medicamentos después de un tiempo.

Insistió en la importancia de una buena alimentación y actividad física para controlar este tipo de diabetes. Según la endocrinóloga pediátrica, la nutrición y los ejercicios son parte fundamental del tratamiento.

Sin embargo, detalló que la mejor alternativa es la prevención de la obesidad. “En cuanto a la diabetes tipo 2 en la edad pediátrica, lo importante es la prevención de la obesidad. Tratar la obesidad es mucho más difícil que prevenirla y, cuando ya tienes un niño que tiene obesidad y que está desarrollando diabetes, es mucho más difícil para los papás y los doctores poder ayudarlo. Se puede hacer, pero es mucho mejor empezar desde temprano, empezar una nutrición adecuada para poder prevenir la obesidad pediátrica”, concluyó.

💬Ver comentarios