Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
La relación de confianza entre el médico primario y el paciente es clave para la efectividad del tratamiento.
La relación de confianza entre el médico primario y el paciente es clave para la efectividad del tratamiento. (Shutterstock)

Dado el volumen de información médica disponible sobre síntomas y condiciones médicas, encontrar información complicada, compleja o equivocada, puede resultar peligroso. Para recibir el diagnóstico y el cuidado correctos, siempre es mejor consultar con tu médico primario o médico de cabecera.

Te preguntarás, ¿por qué es tan importante desarrollar y mantener una relación con un médico primario, incluso si estás relativamente “saludable”?

Un médico primario o de cabecera es el profesional de la salud que puede identificar, coordinar y dirigir el cuidado de la población en general. Han sido los médicos primarios los que han estado disponibles y enfocados en el cuidado, modificando, por la pandemia, el acceso a los servicios de salud.

Ya sea que sufras una lesión inesperada o sencillamente tengas síntomas nuevos, casi todo el mundo necesitará atención médica a largo plazo y constante en algún momento. Cuando llegue ese momento, te sentirás agradecido de contar con un médico que ya conoce tu historial médico, familiar y de medicamentos.

Cuanto más te conozca ese médico, mejor será el cuidado que recibirás de él y de los especialistas con quien trabaja. Un factor importante que diferencia a un médico primario del resto es que este se enfoca en el bienestar general de los pacientes. Los médicos primarios incluyen varias disciplinas, como: médicos generalistas, de familia y pediatras. Ellos están capacitados para diagnosticar una amplia gama de afecciones médicas. Son expertos en ayudarte a monitorear tu salud con el paso del tiempo. Toman decisiones informadas sobre tu cuidado e, idealmente, sus pacientes se sienten cómodos para hacerles cualquier pregunta. Por otro lado, los especialistas han recibido adiestramiento avanzado en una rama particular de la Medicina. Tu médico te referirá a un especialista cuando sea necesario y coordinará tu cuidado entre proveedores.

Aunque no tengamos síntomas, es importante visitar al médico primario para hacernos un examen anual, sin importar la edad.

¿Qué debemos discutir durante esas consultas anuales?

Piensa en el examen anual como una manera de proteger tu salud, de forma similar al mantenimiento que le das a tu automóvil. Uno no dejaría pasar un año sin cambiarle el aceite al auto; sin embargo, muchos de nosotros pasamos más tiempo sin ver a un médico primario.

Si tienes Medicare, eres elegible para una visita anual de “bienestar” gratuita. Este examen exhaustivo le permite al médico primario revisar tu estado de salud, hacerte recomendaciones sobre tus hábitos diarios de estilo de vida e identificar síntomas de enfermedades potencialmente graves.

Basándose en tus datos, el médico primario puede establecer un plan de cuidado de acuerdo a tus necesidades, que incluya metas de dieta y actividad física o servicios preventivos como vacunas contra la influenza y pruebas de detección de cáncer.

¿Cómo encontrar el médico primario ideal?

La mayoría de los planes de salud te permiten hacer una búsqueda de médico primario en internet. Por ejemplo, Humana tiene disponible el portal Humana.com, que ofrece a los socios una variedad de herramientas, incluida la función Physician Finder, que les permite buscar médicos por cobertura y por red. También puedes descargar la aplicación móvil para encontrar médicos de Humana en tu área.

Para información, llama al 1- 855-652-3081 donde podrás coordinar una cita con un agente autorizado, quien te dará detalles del mejor plan de acuerdo con tus necesidades.

La autora es la principal oficial médico de Humana.

Sample HTML block
💬Ver comentarios