Para junio del año en curso, Habitat for Humanity of Puerto Rico había reparado 560 casas y capacitado a 146 personas, a través de su programa de adiestramiento en destrezas de construcción.
Para junio del año en curso, Habitat for Humanity of Puerto Rico había reparado 560 casas y capacitado a 146 personas, a través de su programa de adiestramiento en destrezas de construcción. (Suministrada)

Toda persona necesita la protección que provee una vivienda. El amparo que da un lugar seguro en el que vivir está defendido por la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sin embargo, esa garantía es una y otra vez vulnerada por la desigualdad social y la pobreza.

Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 736 millones de personas viven en la pobreza extrema y aproximadamente 1,300 millones de personas viven en la pobreza multidimensional, referente a carencias en indicadores como la salud, la educación y el nivel de vida, en el que se incluye la vivienda.

Por su parte, la pandemia por COVID-19 ha agravado la situación global. De acuerdo con la hoja informativa Vivienda y COVID-19 del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, más del 20 % de la población mundial carece de una vivienda adecuada.

Algunos apuntes sobre la pobreza y vivienda en el país

Acorde con los estimados de la Encuesta sobre la Comunidad de Puerto Rico que publicó la Oficina del Censo de Estados Unidos en 2019 y presentados por Red State Data Center de Puerto Rico, 36 de los 78 municipios tenían 50 % o más de su población en situación de pobreza.

Para 2022, otro comunicado informó que hubo una disminución leve en el porcentaje de las familias bajo el umbral de pobreza en el país.

Sin duda, la recesión económica que inició en 2006, la declaración de impago de la deuda pública en 2015, los desastres naturales y la inflación han colocado a nuestro archipiélago en una situación de crisis profunda que ciertamente afecta el estado de la vivienda.

Tal como indicó el Centro de Estudios Puertorriqueños del Hunter College en La crisis de la vivienda en Puerto Rico y el impacto del huracán María, en 2016 el 18 % de las unidades estaba vacante debido a la recesión y al aumento de las ejecuciones hipotecarias mientras que en 2006 era de 11 %.

“A partir de 2016, el valor medio de la vivienda en $111.990 estaba en su punto más bajo. Esta tendencia ilustra claramente el mercado inmobiliario deprimido de la isla antes del huracán María”, detalla el informe. El azote del huracán pudo haber disminuido más el valor medio de las viviendas.

Por su parte, el huracán destruyó cientos de miles de viviendas. No obstante, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ha denegado un porcentaje considerable de solicitudes de asistencia.

De otro lado, en 2019 había 2,535 personas sin hogar en el total de municipios, acorde con la información publicada por el Continuo de Cuidado (CoC) a cargo del Conteo de Personas sin Hogar. Para ese año, en los 24 municipios que agrupa el CoC PR-502 había 1,345 personas sin hogar. En marzo de 2022 fue de 1,026.

Resultados de Habitat for Humanity en Puerto Rico

Afiliada a Habitat for Humanity International y con el objetivo de proveer vivienda segura y digna, la organización sin fines de lucro Habitat for Humanity of Puerto Rico ha desarrollado proyectos y programas desde 1997.

“Es un reto como país el asunto de política pública para la vivienda asequible”, comentó la directora ejecutiva, Amanda Silva. De igual forma, resaltó que los ingresos de las familias no van a la par con los altos costos de la vivienda.

Según Silva, la entidad que dirige se mantiene activa en la labor de coordinación con el gobierno estatal y los municipios para el proceso de recuperación y la resiliencia del país a largo plazo.

De acuerdo con datos presentados en la página oficial de Habitat for Humanity of Puerto Rico, el ingreso familiar promedio de una familia es de $19,115, con un salario mínimo de $8.50. De esta manera, el pago de la hipoteca no debería exceder los $377. Pero los precios promedio de vivienda elevan los pagos entre $940 a $1,700.

A la par con el sentido de pertenencia, identidad y seguridad, y la promoción del bienestar integral que representa tener una residencia propia, Silva destacó la importancia de este asunto para el desarrollo socioeconómico de Puerto Rico.

Mediante el Programa de Adquisición de Vivienda, la organización trabaja en los procesos de compra, construcción y rehabilitación para que más familias de recursos escasos y moderados puedan tener casa propia. La alianza con la Fundación Fondo de Acceso a la Justicia ha permitido desarrollar el Programa de Autorización de Títulos. Datos ofrecidos por Habitat señalan que a junio de 2022 se habían formalizado 489 títulos de propiedad.

Igualmente, en el modelo de Habitat la capacitación es un componente esencial. Asuntos como finanzas y mantenimiento del hogar son temas sobre los que se capacitan a las familias. Dirigida a las comunidades, desarrolló junto a la organización El Enjambre una plataforma en línea para promover la vivienda segura: www.ConstruirEnComunidad.org.

Para junio del año en curso, la organización había reparado 560 casas. Asimismo, su programa de adiestramiento en destrezas de construcción logró capacitar a 146 personas para esa fecha.

Como parte de la celebración de su vigesimoquinto aniversario y a cinco años del huracán María, Habitat for Humanity of Puerto Rico presentó un recorrido histórico y el impacto de su misión en una exposición en Plaza Las Américas.

“La casa es mucho más que un techo con cuatro paredes. La vivienda es la parte medular de la sociedad; ahí comienza todo”, expresó Silva sobre la importancia de la vivienda digna y asequible.

Para información, colaboración, donaciones o unirse al voluntariado, accede a www.habitatpr.org o llama al 787-368-9393. Visita su página en Facebook: www.facebook.com/habitatpr.

💬Ver comentarios