Cuando sucede un desastre, los voluntarios refuerzan la capacidad de resistencia de las comunidades y amplían el alcance de la asistencia de los gobiernos.
Cuando sucede un desastre, los voluntarios refuerzan la capacidad de resistencia de las comunidades y amplían el alcance de la asistencia de los gobiernos. (Shutterstock)

En un país como Puerto Rico, atravesado por crisis constantemente, los voluntarios juegan un papel muy importante ante cualquier fenómeno natural. El huracán María lo puso de manifiesto. Sin la organización de las comunidades para habilitar las carreteras para que estuvieran transitables, el proceso de recuperación y entrega de suministros hubiera sido mucho más lento.

Según el análisis del programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (UNV, por sus siglas inglés), los esfuerzos de los más de mil millones de voluntarios que hay en todo el mundo equivalen a los de 109 millones de trabajadores a tiempo completo. Esto quiere decir que la fuerza de trabajo voluntario casi triplica el número de personas que trabajan en servicios financieros en todo el mundo.

“El voluntariado es una ayuda extra que los municipios tienen y que tiene el Negociado para el Manejo de Emergencias para responder a cualquier tipo de emergencia. A ese voluntariado, obviamente, se le da adiestramiento y se certifica”, expresó el coordinador de Búsqueda y Respuestas del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Ángel Vázquez.

La función de los voluntarios

Cuando sucede un desastre, los voluntarios ofrecen primeros auxilios, rescatan a personas de edificios derrumbados por terremotos, guían ambulancias, desafían inundaciones y realizan campañas de vacunación. De esta forma, refuerzan la capacidad de resistencia de las comunidades y amplían el alcance de la asistencia de los gobiernos.

“El voluntariado tiene diferente función dentro de la estructura del manejo de emergencias. Se cree que el voluntariado tiene que ser de rescate y no necesariamente es así. Los cuerpos de voluntarios se estructuran de diferentes formas”, explicó Vázquez.

Los voluntarios para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el Planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia, reconoce explícitamente la importancia que tienen los grupos de voluntarios para alcanzar los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

“No es posible lograr los ODS, sin una gran diversidad de personas comprometidas en todas las etapas, en todos los niveles y en todo momento. El voluntariado es una vía poderosa para que cada vez más gente se una a la causa. El voluntariado y los voluntarios están ampliando el espacio en el cual alcanzamos el futuro que queremos, al involucrar cada vez a más personas en la planificación local y nacional, y en la acción para cumplir con la Agenda 2030″, expone el UNV.

Cómo convertirse en un voluntario capacitado

En Puerto Rico, existe el programa del Equipo Comunitario de Respuesta en Emergencias (CERT, por sus siglas en inglés). Su labor es educar a los voluntarios en la preparación para desastres sobre los riesgos que pueden afectar su área y las destrezas básicas de respuesta a emergencias, como la seguridad contra incendios, búsqueda y rescate básico, organización de equipos y las operaciones médicas.

CERT fue desarrollado e implementado por el Departamento de Bomberos de la ciudad de Los Ángeles en 1985. El terremoto de Whittier Narrows, en 1987, en California, confirmó la necesidad de capacitar a civiles para que puedan cubrir sus necesidades inmediatas, contó el instructor del CERT, Nelson Román.

“Nosotros, actualmente, hemos impactado diferentes tipos de comunidades, llevando la educación de lo que es el programa CERT. De igual forma, hemos impactado escuelas, tenemos campamentos que se están haciendo en los residenciales públicos, ofreciendo lo que es manejo de emergencias, para poder encaminar a los voluntarios”, dijo Vázquez sobre el trabajo de adiestramiento que se está realizando.

El adiestramiento conlleva siete módulos: preparación del equipo de trabajo en caso de terremoto, huracán, tsunami y emergencia cotidiana. También cuenta con un módulo de psicología del desastre y control de pequeños incendios, explicó Román.

“Se les enseña a trabajar con el extintor, lo que es el extintor [y] los componentes del extintor. Separación y estabilización de lo que son químicos peligrosos, ya sea en la oficina, en el hogar o en el trabajo, como los líquidos de limpieza y todos estos químicos que se usan en el cotidiano vivir de la familia. Además, un módulo que se compone de dos fases: médico 1 y médico 2, que es control de heridas, hemorragia y de alergias”, agregó Román.

De igual forma, CERT cuenta con el módulo de búsqueda y rescate en estructuras semicolapsadas, que no presenten un alto riesgo para los voluntarios de la comunidad, adiestrando a las personas para que puedan entrar a buscar a una víctima dentro de una estructura semicolapsada, mencionó Román.

Si deseas recibir las capacitaciones del programa CERT, puedes comunicarte con el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), llamando al 787-724-0124, extensión CERT (2378). Estos adiestramientos son gratis.

💬Ver comentarios