Todo pasa; esto también pasará. (Shutterstock)

Nos ha tocado mucho a la vez, pero juntos lo lograremos.

Nuestros héroes invisibles, esos padres, maestros y demás servidores que están dando lo mejor para proteger de los virus y los gérmenes a nuestros niños y familias, durante este regreso a clases fuera de lo normal, también tendrán que estar listos para el posible paso de un fenómeno atmosférico.

Aquí te presentamos varios consejos que esperamos sean de gran utilidad para sobrellevar todo esto lo mejor posible.

Emocional

  1. Prepárate con tiempo, así no tendrás que hacer las cosas a última hora, añadiendo más estrés. Haz una lista de lo que te haga falta y ve guardando todo lo necesario en un lugar seguro del hogar.
  2. Mantén la calma. Si quienes están a nuestro alrededor nos ven calmados, ellos se sentirán seguros.
  3. Si sientes que vas a perder el control, toma un espacio y realiza tres respiraciones profundas.
  4. Todo pasa; esto también pasará.

Estudios

  1. Es importante mantener el área de estudio y todos los artículos de alto uso, limpios y desinfectados.
  2. De poder prepararse con tiempo, los maestros pueden compartir con los padres parte del material que se estaría cubriendo (que no necesite el uso del internet) durante el periodo de la emergencia, para que, poco a poco, los estudiantes puedan adelantar algo y no se atrasen demasiado. Los padres pueden imprimir las páginas o anotar qué necesitan ir leyendo.
  3. Al estar en la casa todo el tiempo, muchos piensan que se pueden quedar en pijamas sin asearse. Hay que recordarles que asearse es importante y que tiene que ser parte de su rutina. Así se sentirán más despiertos y listos para sus clases.
  4. La frase favorita de los niños parece ser: “estoy aburrido”. Para entretenerlos, siempre es bueno tener a la mano juegos de mesa, libros de cuentos, material para hacer manualidades sencillas o hasta una linterna extra para jugar con las sombras.

Salud

  1. Mantener el hogar limpio y desinfectado, protege a todos de los virus y los gérmenes.
  2. Seguir la rutina del lavado de manos constantemente.
  3. Es bueno mantener a los niños informados, de manera sencilla y clara. Mantenerlos alejados del bombardeo constante de las noticias es recomendado para que no se pongan ansiosos ni nerviosos.
  4. Mantener meriendas livianas, bajas en azúcar y libres de colorantes, los ayuda a estar más tranquilos y concentrados. Las galletas integrales, un pedazo de queso, nueces, chinas mandarinas, manzanas, yogur y cereales, son alternativas buenas y nutritivas.
  5. Haz todo lo posible para que los niños descansen. Un niño que duerme bien estará de mejor humor y con una mente más receptiva.
  6. Mantenerse hidratado ayuda a estar más atentos. Recuerda guardar un galón de agua por persona por día. Se recomienda guardar agua, al menos, para tres días.

Colaboración educativa de Lysol®.