PRESENTADO POR
Pediatría
Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Alarmante el aumento de sífilis congénita

De acuerdo con los reportes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aunque fácilmente tratable, si no se hace a tiempo, puede dejar secuelas graves

La bacteria causante de la enfermedad es capaz de transmitirse al feto durante el embarazo, a través de la placenta o vía contacto con lesiones de la piel materna, al momento del parto. (Shutterstock)

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que puede causar graves problemas de salud, si no se previene, sospecha o trata a tiempo. Pero ¿por qué nos preocupa tanto a los pediatras el aumento en los casos de sífilis en los Estados Unidos y Puerto Rico en esta última década? Sencillo, porque esta enfermedad puede estar presente y la persona gestante no saberlo.

Una persona embarazada en su primer trimestre con una prueba serológica positiva para detectar sífilis (VDRL o RPR), incluso sin síntomas, puede ser portadora de esta terrible enfermedad.

La bacteria causante de la enfermedad es capaz de transmitirse al feto durante el embarazo, a través de la placenta o vía contacto con lesiones de la piel materna, al momento del parto. Esto es lo que se conoce como sífilis congénita.

Esta infección puede causar abortos espontáneos, muerte fetal o perinatal, y problemas en múltiples órganos como el cerebro y el corazón. Estas manifestaciones pueden evidenciarse desde el nacimiento, presentando afecciones en la piel y las mucosas, la sangre, el hígado, los huesos y cartílagos, y los pulmones, entre otros órganos.

Infantes producto de madres positivas pueden presentar manifestaciones graves de la enfermedad muchos años después. Estas se pueden evitar con diagnóstico y tratamiento en el embarazo, en el momento del parto o después del alumbramiento.

Desafortunadamente, en el año 2022, nacieron diez veces más bebés con sífilis que en el 2012. Para el año 2023, se reportaron 1,400 casos de sífilis en Puerto Rico. De estos, 480 casos correspondían a mujeres, y 61 de estos casos específicamente a mujeres embarazadas. En Puerto Rico, en el 2023, se reportaron 26 casos de sífilis congénita. En Estados Unidos, dos de cada cinco personas (40 %) que tuvieron un bebé con sífilis, no recibieron atención prenatal.

El 18 de enero de 2024, el secretario de Salud de Puerto Rico, el doctor Carlos Mellado, firmó la Orden Administrativa Número 2024-585. En esta, el Departamento de Salud presentó los datos recopilados por el Sistema de Vigilancia de Enfermedades de Transmisión Sexual que se mencionaron en los párrafos anteriores. Entendiéndose que la persona embarazada se puede infectar o reinfectar en cualquier momento de su gestación, se enfatiza que todo profesional de la salud ordene y documente tres pruebas de detección de sífilis, una en cada trimestre del embarazo. Además, cuando se identifique a una persona con resultado reactivo de sífilis en una sala de parto, deben tomarse muestras y, de ser positivas, se procederá a iniciar el tratamiento recomendado y se realizará una prueba al infante una vez nacido, en las primeras 24 horas después del parto. De ser positivo el infante, también recibirá tratamiento.

La sífilis es una de las enfermedades más fáciles de prevenir, utilizando todas las medidas protectoras contra las enfermedades de transmisión sexual. Es, también, fácil de diagnosticar con pruebas que son accesibles a la población en general. No obstante, una vez que se apodera de un paciente y debido a sus múltiples presentaciones, puede enmascarar y retrasar su diagnóstico y tratamiento. Las pruebas serológicas deben repetirse regularmente, sin importar la falta de sintomatología, si es una persona sexualmente activa, o está embarazada.

El tratamiento con penicilina G parenteral es el preferido para sífilis. La vía y duración del tratamiento depende de la etapa en que se encuentra la enfermedad y sus manifestaciones clínicas. En enero pasado, el Departamento de Salud de los Estados Unidos, HHS, anunció la disponibilidad de extensilina para abordar la actual escasez de penicilina G benzatínica de acción prolongada. En las etapas iniciales de la enfermedad, esta se puede curar. Sin embargo, el daño que la sífilis avanzada provoca no es reversible.

La autora es pediatra y miembro de la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría.

BrandStudio
Este contenido fue redactado y/o editado por el equipo de GFR Media.

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: