La hidradenitis supurativa no tiene cura al momento, pero sí existen tratamientos para evitar la actividad de la enfermedad, disminuir los efectos visibles en la piel y evitar o tratar la infección asociada. (Shutterstock)

La hidradenitis supurativa es una condición crónica de la piel que usualmente comienza después de la pubertad y que debe reconocerse y tratarse desde sus comienzos.

Esta condición se caracteriza por protuberancias debajo de la piel que se originan en el área de la raíz del vello cercana a las glándulas apocrinas (un tipo de glándula sudorípara).

Se ve inicialmente un nacido o espinilla que luego aumenta en tamaño, creando una protuberancia en la piel y unos canales de los que, al abrir en la superficie de la piel, sale una secreción maloliente. Estas lesiones, a las que comúnmente les llaman golondrinos, son dolorosas y ocurren mayormente en áreas como las axilas, los glúteos, la ingle y debajo de los senos.

Se desconoce la causa de esta enfermedad, pero puede estar relacionada a los cambios hormonales, los genes y a problemas del sistema inmunológico. El tabaquismo, el sobrepeso y la obesidad también son factores de riesgo. El calor y la humedad contribuyen a empeorar la condición.

La hidradenitis supurativa no es causada por falta de higiene. No es contagiosa y su origen no es una infección, aunque las lesiones pueden infectarse. Las consecuencias de esta enfermedad son: infección, cicatrices o cambios permanentes en la piel, movimiento restringido, dolor del área afectada y obstrucción del drenaje linfático. Los pacientes pueden sufrir de depresión y aislamiento social.

La hidradenitis supurativa no tiene cura al momento, pero sí existen tratamientos para evitar la actividad de la enfermedad, disminuir los efectos visibles en la piel y evitar o tratar la infección asociada. Entre los medicamentos utilizados con frecuencia están los antibióticos tópicos y sistémicos para tratar la infección. También se han utilizado esteroides, con el fin de disminuir la inflamación.

En ocasiones, el tratamiento puede requerir intervención quirúrgica. Actualmente, el medicamento adalimumab (Humira) ha demostrado efectividad en el control y la recurrencia de esta enfermedad. Está indicado a partir de los 12 años, lo que significa que tenemos una excelente posibilidad de controlar la condición efectivamente y evitar las consecuencias no deseadas, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

La autora es pediatra y presidenta de la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría. Para información, llama al 787-786-6792.

💬Ver comentarios