Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Los seguros protegen los activos de la familia, para poder tener un salvavidas, en caso de cualquier situación.
Los seguros protegen los activos de la familia, para poder tener un salvavidas, en caso de cualquier situación. (Shutterstock)

Fueron muchas las personas que, a raíz del impacto de los huracanes en 2017, reconocieron la importancia de tener una cubierta de seguros de vida, salud, propiedad privada o comercial, cuando vieron que lo que habían trabajado para conseguir con esfuerzo no resistió las fuerzas de la naturaleza. Para manejar estas situaciones, esta industria también tuvo que pasar por grandes transformaciones, tanto en su oferta como en las contingencias necesarias para atender las necesidades de sus clientes.

“En términos generales, el mercado se está fortaleciendo en cuanto a las primas y va a la par con la oferta, que antes estaba limitada por todos los acontecimientos que nos impactaron desde 2017 para acá”, dijo Javier Rivera Ríos, corredor y asesor de riesgos para JR Risk Management. Yo creo que después de María, aprendimos la lección de que el seguro es una herramienta única para proteger la vida, la propiedad y los activos de un individuo o una empresa”, enfatizó.

En cuanto a los seguros para propiedad inmueble –ya sea una casa o un negocio— Rivera Ríos recalcó que, por su ubicación geográfica, Puerto Rico está “bien vulnerable” a los fenómenos atmosféricos, que han aumentado en magnitud y frecuencia. “Nuestra isla sigue siendo un mercado atractivo para los productos de seguro; sin embargo, la situación [de los fenómenos atmosféricos] incide en la industria, ya que cambia la manera en que se evalúan los riesgos y la mitigación de pérdida, sobre todo durante la temporada alta de huracanes”, apuntó.

La pandemia del COVID-19 es una circunstancia que también cambió el panorama, ya que sabemos que la condición pudiera producir síntomas a largo plazo y, en algunos casos, incapacitantes por un tiempo indefinido. “Por todo eso, hay personas que tienen más conciencia de prevenir y mitigar las pérdidas de una manera adecuada, al protegerse en caso de enfermedad y también proteger su propiedad contra todos estos eventos”, comentó Rivera Ríos.

Para facilitar el proceso para adquirir un seguro, muchas compañías y agencias de corretaje de seguros han transformado sus páginas web con tecnología de chatbots (respondedores automatizados) que canalizan las llamadas para una mayor eficiencia.

“Para seguros de propiedad, vida y otros tipos de riesgo, estamos viendo más compras de estos productos en línea”, admitió. “Es uno de varios conceptos nuevos que se avecinan y que aportarán también a esta transformación”, recalcó.

Otro producto nuevo es el de los microseguros, que se ajustan usando un modelo paramétrico, y permiten la adquisición de un seguro cuya prima no exceda los $300. Este producto está amparado, según Rivera Ríos, en el Capítulo 15 del Código de Seguros de Puerto Rico.

“Ahí no hay que medir pérdidas (de bienes privativos –o sea, todas las pertenencias del dueño de la propiedad— si le hubiese tocado un huracán o terremoto. Como no hay que medir pérdidas, se adquiere de inmediato”, estableció. Sin embargo, el agente y corredor enfatizó que “un microseguro no sustituye la compra de un [seguro] tradicional, pero, es una forma innovadora de ayudar a las personas que no tienen los recursos para asegurar sus bienes”.

Restricciones: lo que debes saber

“Un seguro nos da la esperanza para proteger nuestros activos, para poder tener un salvavidas, en caso de cualquier situación, pero, igualmente, hay que seguir las reglas”, expresó el experto en seguros y evaluación de riesgos, quien compartió tres recordatorios importantes:

  1. Debes considerar los seguros de cuidado a largo plazo (Long-Term Care, o LTC, en inglés) y sus beneficios entre los 55 y los 60 años.
  2. Una persona puede adquirir un seguro de vida cuando es mayor de 18 años y menor de 65.
  3. Para adquirir seguros de propiedad y bienes privativos (homeowners), debe hacerse antes de agosto y después de septiembre. Durante el pico de la temporada de huracanes, no se emiten pólizas nuevas.

Rivera Ríos, quien ejerció como comisionado de Seguros de Puerto Rico, reflexionó sobre la importancia de adquirir seguros para la vida y la propiedad.

“Es importante medir los riesgos y las consecuencias de no tenerlos. Por ejemplo, el seguro de incapacidad: ¿cómo produzco dinero para mantener mi casa, mi familia y mis deudas, si me enfermo? Es un asunto difícil, pero hay que traerlo a la mesa. Es verdad que nos cuesta adquirirlo, pero no tenerlo pudiera costarnos más”, concluyó.

💬Ver comentarios