Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Es un hecho contundente que la nutrición es esencial para mantener una buena salud y calidad de vida.
Es un hecho contundente que la nutrición es esencial para mantener una buena salud y calidad de vida. (Shutterstock)

Todos tenemos una idea bastante clara de que comer saludablemente es importante. Es un hecho contundente que la nutrición es esencial para mantener una buena salud y calidad de vida, ya que permite optimizar el sistema inmune y ayuda a prevenir o mantener a raya condiciones crónicas de salud como la diabetes, la obesidad y la enfermedad cardiovascular. Para las personas que ya tienen enfermedades crónicas, una alimentación saludable puede ayudar a controlar estas afecciones y prevenir complicaciones.

Como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), en conjunto con otros estilos de vida saludables, una buena nutrición permite que vivamos más y mejor, ya que provee todos los nutrimentos necesarios para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), comer saludablemente tiene beneficios importantes:

Para los adultos

  • Podría ayudarte a vivir más tiempo.
  • Mantiene la piel, los dientes y los ojos saludables.
  • Apoya a los músculos.
  • Estimula la inmunidad.
  • Fortalece los huesos.
  • Reduce el riesgo de las enfermedades del corazón, la diabetes tipo 2 y algunos cánceres.
  • Apoya los embarazos saludables y la lactancia.
  • Ayuda al sistema digestivo a funcionar.
  • Ayuda a lograr y mantener un peso saludable.

Para los niños

  • Mantiene la piel, los dientes y los ojos saludables.
  • Apoya a los músculos.
  • Ayuda a lograr y mantener un peso saludable.
  • Fortalece los huesos.
  • Apoya el desarrollo del cerebro.
  • Apoya el crecimiento saludable.
  • Estimula la inmunidad.
  • Ayuda al sistema digestivo a funcionar.

Los CDC señalan que, cada año, 70% de todas las muertes se relacionan con enfermedades crónicas que, a su vez, están asociadas a dietas deficientes que son altas en calorías, grasas trans, sodio, azúcar y granos refinados. Por ello, es importante saber que un buen plan de alimentación debe incluir vitaminas esenciales, minerales, fibra y otros nutrientes. Definitivamente, estos se encuentran dentro de una dieta balanceada que incluya frutas y vegetales, así como grasas saludables y carnes magras, entre otros.

Definitivamente, la pandemia del COVID-19 ha provocado que usemos más de estos alimentos por conveniencia y comodidad. No obstante, eso no quiere decir que no se puedan hacer selecciones saludables. Como explica la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), cuando la comida no es fresca, las personas deben utilizar la etiqueta nutricional para guiar su selección de alimentos, así que te explicamos lo que debes observar en las etiquetas, para asegurarte de escoger lo mejor:

  1. Las calorías ahora se muestran en letras más grandes y llamativas.
  2. Algunos tamaños de porción se han actualizado para reflejar mejor lo que las personas realmente comen y beben.
  3. Los azúcares agregados, la vitamina D y el potasio ahora están listados.
  4. Los valores diarios han sido actualizados. El porcentaje del valor diario (% DV, por sus siglas en inglés) muestra cuánto contribuye un nutriente en una porción de alimentos a una dieta diaria total.

Calorías. Calorías se refiere al número total de calorías, o “energía”, suministradas por todas las fuentes (carbohidratos, grasas, proteínas y alcohol) en una porción de comida. Para lograr o mantener un peso corporal saludable, debes equilibrar la cantidad de calorías que consumes con la cantidad de calorías que usa tu cuerpo, y equilibrar las comidas con más calorías con las que tienen menos calorías. Dos mil calorías al día se utilizan como una guía general nutricional. Tus necesidades calóricas pueden ser mayores o menores y variar según tu edad, sexo, altura, peso y nivel de actividad física.

Sodio. La Etiqueta de Información Nutricional muestra la cantidad en miligramos y el % del valor diario de sodio por porción de comida. El valor diario de sodio es de hasta 2,300 mg por día. Si deseas reducir el sodio, busca las palabras “ligero/light, bajo en sodio, sodio reducido o sin sal” en los alimentos empacados. También puedes darles sabor a los alimentos con hierbas, especias y mezclas de condimentos sin sal o con bajo contenido de sal, y enjuaga los alimentos enlatados que contienen sodio, como las habichuelas, el atún y los vegetales antes de comerlos.

Azúcares añadidas. La Etiqueta de Información Nutricional actualizada muestra la cantidad en gramos y el % del valor diario de azúcares añadidas por porción de comida. El valor diario de azúcares añadidos es de hasta 50g por día. Esto se basa en una dieta diaria de 2,000 calorías; tu valor diario puede ser mayor o menor, dependiendo de sus necesidades calóricas.

Fibra dietética. El valor diario de la fibra dietética es de 28g por día. Esto se basa en una dieta diaria de 2,000 calorías; nuevamente, tu valor diario puede ser mayor o menor, dependiendo de tus necesidades calóricas. Además, busca granos integrales en la lista de ingredientes en un paquete de alimentos. Algunos ejemplos de granos integrales son: cebada, arroz integral, trigo sarraceno, bulgur, mijo, avena, quinua, harina de avena, maíz integral, sorgo integral, avena integral, centeno integral y trigo entero. Elige una fruta entera para meriendas y postres, cuando sea posible. Para aumentar la ingesta de fibra, ten a la mano vegetales crudos y cortados para meriendas rápidas y trata de comer nueces y semillas sin sal en lugar de algunas carnes y pollo.

Comer bien y saludable no tiene por qué ser una tarea difícil. Si tienes dudas, un nutricionista dietista licenciado puede ayudarte a formular un plan de alimentación que se ajuste a tus gustos y necesidades nutricionales.

💬Ver comentarios