TikTok dijo que durante casi un año intentó acercarse de "buena fe" al gobierno estadounidense para abordar estas preocupaciones. (The Associated Press)

Washington — El presidente Donald Trump dio el viernes a la compañía china ByteDance 90 días para que venda todos sus activos utilizados para dar soporte a la popular aplicación TikTok en Estados Unidos.

Trump dijo en su decreto que hay “evidencia creíble que me lleva a creer que ByteDance... podría realizar acciones que amenacen con dañar la seguridad nacional de Estados Unidos”.

El mandatario dispuso la semana pasada prohibiciones amplias pero vagas a los tratos con los propietarios chinos de TikTok y de la aplicación de mensajes WeChat, a los que calificó como una amenaza a la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos.

Se desconocen las implicaciones de los decretos relacionados con TikTok para los 100 millones de usuarios estadounidenses de la aplicación, muchos de ellos adolescentes o adultos jóvenes que la utilizan para publicar y ver videos cortos. Trump también ordenó el viernes que ByteDance se deshaga de “toda información obtenida o derivada” de los usuarios de TikTok en Estados Unidos.

Microsoft sostiene conversaciones para comprar partes de TikTok.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, defendió el jueves los decretos previos de Trump sobre TikTok y WeChat cuando dijo a la prensa que el presidente estaba ejerciendo su autoridad de emergencia de acuerdo a una ley de 1977 que permite al mandatario regular el comercio internacional para enfrentar amenazas inusuales.

"El gobierno está comprometido a proteger al pueblo estadounidense de todas a las amenazas cibernéticas, y estas aplicaciones compilan cantidades importantes de información privada de los usuarios", dijo McEnany, que agregó que el gobierno chino puede acceder y utilizar esos datos.

TikTok dijo que durante casi un año intentó acercarse de "buena fe" al gobierno estadounidense para abordar estas preocupaciones.

“Lo que encontramos en cambio fue que el gobierno no prestó atención a los hechos, dictó las condiciones de un acuerdo sin pasar por el proceso jurídico ordinario e intento insertarse en las negociaciones entre empresas privadas”, dijo la compañía en un comunicado.