Casi cuatro de cada diez consumidores boricuas encuestados afirmaron haber sido expuestos a algún tipo de fraude digital en los últimos tres meses.
Casi cuatro de cada diez consumidores boricuas encuestados afirmaron haber sido expuestos a algún tipo de fraude digital en los últimos tres meses. (Shutterstock)

La tasa de presunto fraude digital en Puerto Rico aumentó un 31% entre 2019 y 2021, según el el informe anual de tendencias globales de fraude digital de la agencia crediticia TransUnion.

A nivel global, el número ascendió a 53%, siendo el fraude relacionado al envío de mercancía el que más aumentó. Este tipo de fraude, definido como situaciones en las cuales un comprador falsifica una dirección de envío o cuando un vendedor recibe el pago de algún producto o servicio, pero nunca envía al comprador, se ha convertido en uno de los principales tipos de fraude en una variedad de industrias.

Igualmente, el robo de identidad y los intentos de “phishing” experimentaron grandes aumentos a nivel mundial en el 2021.

Los hallazgos de Transunion se basan en la inteligencia de miles de millones de transacciones en más de 40,000 sitios web y aplicaciones, como parte de su suite de validación de identidad, autenticación basada en riesgo y analítica de fraude TruValidate.

“A medida que los consumidores pasaron de comprar en tiendas físicas a plataformas de comercio electrónico durante la pandemia, los estafadores gravitaron hacia donde los consumidores gastaban cada vez más tiempo y dinero”, explicó Rodney Curbelo, gerente general de TransUnion Puerto Rico, en un comunicado de prensa. “Las compras en línea se han convertido en la nueva normalidad a escala global y, como resultado, la incidencia en múltiples tipos de fraude digital, como el fraude en los envíos de mercancía, también aumentó”.

Industrias más propensas

TransUnion monitorea los intentos de fraude digital reportados por empresas de diversos sectores como juegos de azar, videojuegos, servicios financieros, servicios de salud, seguros, comercio minorista y viajes, entre otros.

Para las transacciones originadas desde Puerto Rico, la industria que observó el mayor aumento porcentual en su tasa de fraude digital fue la de viajes y entretenimiento, la cual aumentó un 86% del 2019 al 2021.

En el sector de telecomunicaciones, la tasa de fraude digital aumentó un 67% durante el mismo periodo y un 36% en el comercio electrónico, siendo la segunda y tercera industria respectivamente con el mayor aumento en la tasa de intentos de fraude digital. A esto le sigue la industria de servicios financieros con un aumento del 34% en el periodo de 2019 al 2021.

A nivel mundial, las industrias de viajes y entretenimiento y de videojuegos en línea fueron las de mayor crecimiento en la tasa de presunto fraude digital durante este periodo del 2019 al 2021. Esto último se convirtió frecuente a medida que las economías se normalizaron y se reanudó el turismo, con el fraude de tarjetas de crédito como el tipo de fraude predominante, el cual ocurre cuando un cliente usa una tarjeta de crédito falsa o robada para realizar una compra y esto normalmente resulta en una devolución del cargo a la entidad del comercio.

El fraude digital en los servicios financieros sigue siendo un objetivo principal para la actividad fraudulenta en todo el mundo, y a nivel global creció un 61% del 2019 al 2021, lo cual convierte esta problemática en asunto de creciente preocupación tanto para las empresas como para los consumidores.

El tipo de fraude más frecuente en los servicios financieros a nivel mundial fue el fraude de identidad real, donde la víctima es una persona real y un estafador usa una identidad real robada para cometer transacciones fraudulentas. Por tal motivo, muchas entidades financieras han implementado medidas para fortalecer sus procesos de seguridad y sus soluciones de autenticación, especialmente dada la creciente importancia de la banca digital.

“El fraude continúa impactando una variedad de sectores económicos y los estafadores siempre están buscando la próxima oportunidad. Sin embargo, hay algunas industrias que continúan siendo los principales objetivos de los estafadores, como los servicios financieros o los viajes y el entretenimiento, las cuales se ven obligadas a adoptar de manera preventiva soluciones y estrategias de detección de fraude que les permitan servir mejor a sus clientes y proteger el desempeño de sus negocios”, precisó Curbelo.

El fraude preocupa a los boricuas

De acuerdo con una encuesta de Consumer Pulse de Transunion, el 80% de los consumidores puertorriqueños indicaron que el robo de identidad es su mayor preocupación cuando se trata de fraude digital. La medición incluyó a 12,500 adultos de todo el mundo.

En el caso de los puertorriqueños, casi cuatro de cada diez consumidores encuestados (37%) afirmaron haber sido expuestos a algún tipo de fraude digital en los últimos tres meses, de los cuales el 32% de los casos fueron estafas de terceros en sitios de comercio en línea legítimos, lo que representa el tipo de fraude digital más común.

“Casi la mitad de todos los consumidores puertorriqueños encuestados por TransUnion (47%) afirmó estar realizando la mayoría de sus transacciones en línea, desde administrar sus finanzas personales y compras hasta manejar asuntos de negocio, lo cual ha elevado la expectativa del consumidor en términos de experiencia y seguridad. Para mitigar de manera efectiva los riesgos de fraude digital, las empresas deben asegurarse de que existan procesos de autenticación robustos, así como tecnología optimizada y soluciones de identidad de múltiples capas. Estas soluciones ayudarán a generar confianza con los consumidores y a contrarrestar las tácticas emergentes de fraude digital”, detalló Curbelo.

💬Ver comentarios