En la foto el edificio del Pentágono de Estados Unidos. (Archivo)
En la foto el edificio del Pentágono de Estados Unidos. (Archivo)

Washington - El Pentágono canceló un polémico contrato con Microsoft de almacenamiento en la nube con un posible costo final de 10.000 millones de dólares y en cambio buscará un acuerdo con dicha empresa y Amazon, y posiblemente otros proveedores de servicios similares.

“Con el actual entorno tecnológico cambiante, ha quedado claro que el contrato de JEDI Cloud, que se ha retrasado desde hace mucho tiempo, ya no cumple con los requisitos para llenar las deficiencias del Departamento de Defensa en cuanto a recursos”, precisó el Pentágono en un comunicado emitido el martes.

La declaración oficial no mencionó de forma directa que Amazon impugnó legalmente al Pentágono por el contrato otorgado a Microsoft, con valor original de 1 millón de dólares.

Amazon acudió a los tribunales argumentando que el proceso del Pentágono incluso se vio influenciado indebidamente por la aversión del entonces presidente Donald Trump hacia Amazon y su director ejecutivo, Jeff Bezos. Bezos es dueño de The Washington Post, un diario a menudo criticado por Trump.

El director de información del Pentágono, John Sherman, dijo a los periodistas el martes que durante la prolongada pelea legal con Amazon “el panorama evolucionó” con nuevas posibilidades para los servicios informáticos en la nube a gran escala. Por eso se decidió, dijo, comenzar de nuevo y buscar múltiples proveedores.

Sherman dijo que el llamado proyecto de Infraestructura de Defensa de Participación Conjunta (JEDI, por sus siglas en inglés) será reemplazado por un nuevo programa llamado Joint Warfighter Cloud Capability, y que tanto Amazon como Microsoft “probablemente” recibirán partes del negocio, aunque ninguno está garantizado. Sherman agregó que los otros tres grandes proveedores de servicios en la nube, Google, IBM y Oracle, también podrían calificar.

Microsoft dijo en respuesta al anuncio del Pentágono: “Entendemos el fundamento del Departamento de Defensa y los apoyamos a ellos y a todos los militares que necesitan la tecnología de misión crítica del siglo XXI que JEDI habría proporcionado. El Departamento de Defensa se enfrentó a una elección difícil: ser una batalla de litigios de años o encontrar otro camino a seguir”.

Amazon Web Services, líder del mercado en la prestación de servicios de cloud computing, fue considerado durante mucho tiempo como un candidato líder para ejecutar el proyecto JEDI del Pentágono.

El fin del proyecto es almacenar y procesar grandes cantidades de datos clasificados, lo que permitiría al ejército de Estados Unidos mejorar las comunicaciones con sus tropas en el campo de batalla y utilizar la inteligencia artificial para acelerar su planificación bélica y otros recursos de combate.

El contrato JEDI fue objeto de impugnaciones legales casi tan pronto como se otorgó a Microsoft en octubre de 2019. El postor perdedor, Amazon Web Services, acudió a los tribunales argumentando que el proceso del Pentágono fue defectuoso e injusto, incluso que fue influenciado indebidamente por cuestiones políticas.

El Pentágono insinuó este año que podría desechar el contrato, diciendo en mayo que se sentía obligado a reconsiderar sus opciones después de que un juez federal rechazara en abril sus de desestimar partes clave de la demanda de Amazon.

💬Ver comentarios