La aplicación móvil de Cesco Digital se presentó como uno de los proyectos tecnológicos exitosos, que deben visibilizarse más. (Captura)

El acceso a fondos recurrentes es uno de los principales retos que tienen los gobiernos para desarrollar y mantener servicios digitales a los ciudadanos de forma segura, fácil y conveniente.

Ante esa realidad, un paso importante es presentar con claridad casos de éxito que mejoran la vida de los usuarios y así se convierten en ejemplos del uso eficiente de fondos públicos.

Estos fueron dos de los temas que se discutieron ayer en el “Conversatorio sobre la digitalización de un país”, convocado por el Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación y en el que participaron el empresario tecnológico y otrora jefe de informática del gobierno de Puerto Rico, Giancarlo González; la principal ejecutiva del Fideicomiso, Lucy Crespo; y el principal oficial de innovación de esta organización, Sebastián Vidal.

Como invitado especial intervino Aaron Snow, principal ejecutivo del Servicio Digital del gobierno de Canadá y quien, precisamente, sintetizó el dilema de acceder a inversiones certeras para crear y sostener servicios digitales: “En conseguir esa inversión está todo el truco”.

Snow indicó que cuando las personas a cargo de asignar fondos, sean gobernantes o legisladores, tienen muchas otras prioridades, el equipo digital debe estar listo para demostrar qué pueden ofrecer a cambio de esa inversión pública, en términos de cuándo y cómo van a emplear el dinero que piden: “Quiero pensar que la respuesta más sencilla es que obtienes los fondos demostrando que se van usar bien”.

“La estrategia es entregar resultados”, recalcó.

Snow también indicó que el temor se puede usar como un gran factor de motivación para obtener fondos de ciberseguridad, porque para cualquier oficial de gobierno es una pesadilla que el sistema a su cargo sea vulnerado bajo su mandato.

Además, recomendó la estrategia de centralizar la inversión en herramientas y servicios digitales en la medida de lo posible, porque así se evitan redudancias y se facilita la medición de resultados. De lo contrario, advirtió, “la responsabilidad y la rendición de cuentas se diluyen”.

Por su parte, González, quien recientemente publicó el libro “De la intención a la acción, un plan para la digitalización de Puerto Rico”, urgió a “comunicar mejor los proyectos digitales que tienen éxito. ¿Cuántas personas lo han adoptado, cuántas personas lo están usando?”.

Como ejemplo concreto y reciente en Puerto Rico, indicó que “más de 600,000 personas ya han descargado la aplicación de Cesco Digital” y que está funcionando con excelencia para resolver muchos de los dolores de cabezas relacionados con multas, marbetes y renovaciones que antes requerían filas y pérdida de días laborables enteros.

“El desarrollo económico está en usar el tiempo en actividades que agreguen valor”, subrayó. Por ello, exhortó a ver los servicios digitales no solo como una mera conveniencia sino como ejemplos de cuánto puede ganar el gobierno cuando le quita menos tiempo y costo de cumplimiento a los ciudadanos y a los negocios.

Snow coincidió en que los servicios digitales del gobierno tienen que diseñarse y entregarse con el usuario en mente, con su conveniencia y no con cómo siempre se han hecho las cosas, porque solo así puede demostrar que “respeta el tiempo y el esfuerzo de la gente” y su interés en reducir el costo de las transacciones.

En esto destacó la importancia de dejar a un lado formatos y trámites difíciles de completar en dispositivos móviles, como llenar formularios en pdf o requerir que se impriman papeles. También urgió a cesar la práctica de que distintas agencias exijan crear cuentas y contraseñas distintas, en vez de usar un sistema único para validar la identidad del usuario y el ciudadano.