Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Lombardía es la región italiana más afectada por el coronavirus. (AP)
Lombardía es la región italiana más afectada por el coronavirus. (AP)

Roma.- La región italiana de Lombardía, la más afectada por el coronavirus, puso en marcha, junto con las compañías telefónicas, una aplicación para controlar los movimientos de la población a través de sus teléfonos celulares y así saber el éxito de las medidas de confinamiento decretadas.

El consejero regional de Sanidad, Giulio Gallera, explicó hoy, miércoles, en una entrevista en televisión, que "un 40% de las personas todavía se mueven, en parte para ir a trabajar y en parte por otras razones", lo que, según él, supone aún "demasiada gente".

Los datos, que comparan los movimientos de personas entre el 20 de febrero, cuando se registró el primer caso, y hoy, muestran que el 60% de la población se ha quedado en casa, lo que el vicepresidente de la región, Fabrizio Sala, ha calificado como "desgraciadamente no suficiente para contener el virus".

Para recoger estos datos, las compañías registran el movimiento entre diferentes celdas, espacios de entre 300 y 500 metros en los que se divide el territorio a efectos de la telecomunicación, por lo que quedan fuera los desplazamientos más cortos.

Entre el 20 de febrero y el 1 de marzo, cuando se creó la primera zona roja alrededor del pueblo de Codogno, los desplazamientos se redujeron hasta el 50%, después aumentaron ligeramente y volvieron a descender tras el 9 de marzo, cuando se decretó toda la región como zona roja y se prohibieron los movimientos innecesarios.

"Entendemos que la mayoría de estos movimientos son de quienes están obligados a trabajar, pero a quien se desplaza por motivos superfluos les pedimos que se queden en casa", señaló Sala en un vídeo emitido por la región.

Los registros se realizan "de manera agregada y completamente anónima", según Gallera, quien quiso tranquilizar a la población afirmando que "nadie controla como un Gran Hermano".

Un equipo de economistas de la universidad Bocconi de Milán y del hospital Policlínico de la misma ciudad ya propusieron a la región hace tres días una propuesta similar, en la que una aplicación permitiría controlar los desplazamientos una vez terminado el confinamiento.

En Italia hay 26,000 contagiados y 2,503 fallecidos con el COVID-19, de entre los cuales 16,000 contagiados y 1,640 fallecidos en Lombardía.