En la imagen, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (Agencia EFE)

Facebook Inc. ha eliminado numerosas páginas vinculadas al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y sus hijos por violar las normas de la plataforma con respecto a cuentas falsas.

La medida, anunciada el miércoles, es parte de la estrategia para eliminar cuentas no auténticas en cuatro continentes que, según la compañía de tecnología, estaban coordinadas para engañar a usuarios sobre quiénes eran y qué hacían.Facebook informó que había identificado una red de cuentas vinculadas a empleados de Bolsonaro en Brasil que trabajaban para “crear personajes ficticios que se hacían pasar por periodistas, publicar contenido y gestionar páginas que simulaban ser medios de comunicación”.

En total, el gigante tecnológico dijo que había eliminado 73 cuentas de Facebook e Instagram, 14 páginas y un grupo. Dos aliados de Bolsonaro y el ex partido político del presidente también fueron citados.

“Cuando tomamos estas medidas, se basan en el comportamiento que vemos en la plataforma, no en los actores detrás de ello o en lo que dicen”, señaló Nathaniel Gleicher, responsable de política de seguridad cibernética de Facebook, en una llamada con los medios.

Las prohibiciones involucraron a empleados de Bolsonaro y miembros de su partido, pero no resultaron en medidas contra los propios políticos, porque no había evidencia directa de que estuvieran involucrados en la operación. “Eliminamos todo lo que implica la operación, ya sea real o falso”, dijo Gleicher, “pero no necesariamente hacemos inferencias más allá de lo que podemos probar”.

El presidente y sus hijos, Eduardo y Flavio, con conocimiento de las redes sociales, han usado durante mucho tiempo las redes sociales populares para promover sus opiniones políticas e impulsar su base de seguidores. El Tribunal Supremo de Brasil está investigando acusaciones de rivales políticos y la prensa nacional de que la familia Bolsonaro ha difundido teorías de conspiración, calumnias y mentiras, acusaciones que ellos niegan.

Senador Flavio Bolsonaro, izquierda, habla con su hermano Eduardo Bolsonaro

Flavio, que ocupa un cargo de senador, describió la medida como un asalto a la libertad de expresión. “Es imposible evaluar qué tipo de perfil se prohibió o si la plataforma ha sobrepasado el límite de la censura”, dijo en un comunicado.

Eduardo dijo por Twitter que la censura de las redes sociales “se está convirtiendo en una señal de que el contenido es bueno y hace que la izquierda se sienta incómoda”. El despacho presidencial no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Las autoridades brasileñas están tomando medidas enérgicas para frenar la propagación de información falsa. La semana pasada, el Senado de Brasil aprobó un proyecto de ley que impondría estrictas reglas de mensajes y requisitos de almacenamiento de datos en las empresas de redes sociales.

En mayo, el Tribunal Supremo ordenó el allanamiento por la policía federal de numerosas propiedades y la confiscación de computadoras, teléfonos inteligentes y registros bancarios de influyentes aliados de Bolsonaro. El juez que dirigía la investigación dijo que había visto pruebas de la existencia de una “asociación criminal” dedicada a la difusión masiva de noticias falsas.