El TC4 fue descubierto por el telescopio Pan-STARRS en Hawái en el año 2012. (horizontal-x3)
El TC4 fue descubierto por el telescopio Pan-STARRS en Hawái en el año 2012. (NASA)

Este jueves, un pequeño asteroide, identificado como 2012 TC4, pasó a unas 26,000 millas de la Tierra, equivalente a una décima parte de la distancia a la Luna.

Aunque el objeto tuvo un acercamiento considerado cercano a nuestro planeta, no representó riesgo alguno. Sin embargo, fue de gran ayuda para realizar pruebas de una red coordinada internacional de alerta temprana de asteroides.

Es decir, que el TC4 permitió a la NASA prepararse por si uno de estos objetos supusiera una amenaza real en el futuro.

Previamente, la Agencia Espacial Europea (ESA) señaló que el asteroide, cuyo diámetro es de entre 39 y 88 pies, ofrecería “una excelente posibilidad para reconocer las capacidades internacionales y probar el seguimiento de objetos cercanos a la Tierra, y analizar nuestras habilidades para ver cómo podemos reaccionar de manera conjunta ante una amenaza real”.

Fue así como las agencias espaciales de Estados Unidos y Europa, las universidades de Arizona y Maryland, así como diversos observatorios, participaron en el seguimiento conjunto.

Pero ¿qué tuvo de importante el paso de este asteroide? Michael Kelley, de la NASA, explicó que aunque “pasan asteroides de este tipo frecuentemente, lo que lo hace especial es que jamás se había intentado un ejercicio conjunto de defensa planetaria”.

De acuerdo con la NASA, el TC4 fue descubierto por el telescopio Pan-STARRSen Hawái en el año 2012. Pan-STARRS realizaun estudio de objetos cerca de la Tierra financiado por el Programa de Observaciones NEO de la NASA.

Sin embargo, el TC4 pronto quedó fuera de la visión de los telescopios dedicados al seguimiento de asteroides.

A partir de las observaciones que se hicieron en el 2012, los seguidores de asteroides predijeron que debería volver a la vista en este otoño.

La Agencia Espacial Europea y el Observatorio Europeo Austral (ESO), fueron los primeros en recapturar el TC4 a finales de julio de 2017, usando el supertelescopio chileno VLT, con un espejo de ocho metros.

Desde entonces, varios observadores alrededor del mundo estuvieron rastreando el objeto mientras se aproximaba a la Tierra.


💬Ver 0 comentarios