Apple introdujo unos cambios en su sistema operativo que obliga a las aplicaciones a preguntarle a los usuarios cuándo y cómo desean compartir su ubicación.

En junio pasado, Apple anunció algunos cambios a su sistema operativo iOS 13 que se hicieron realidad luego del keynote que la empresa de la manzanita organiza cada mes de septiembre y en el que presenta sus lanzamientos, mejoras y cambios. Entre ellos, se encuentra una modificación que busca impulsar el control de la privacidad.

El flamante iOS 13 ha comenzado a presentar a los usuarios de iPhones y iPads notificaciones o alertas cuando una aplicación descargada en el teléfono accede a la geolocalización de quienes así lo han autorizado.

Básicamente, aplicaciones acceden de dos formas a la geolocalización del usuario: mientras se usa el app directamente, como cuando un usuario de Google Maps busca un restaurante cercano; o en lo que se conoce como segundo plano, cuando la aplicación no está en uso pero está activa en un segundo plano.  

Con el nuevo iOS 13, a partir de ahora y durante un tiempo del que no se tiene detalle todavía, los usuarios de iPhone y de iPad recibirán una notificación en la que se les presentará un mapa con los datos que un app ha rastreado.

La notificación sólo aparecerá si el usuario tiene en su móvil o tableta aplicaciones que registran su localización y a las que le ha dado permiso para hacerlo. Caso contrario, no se envía.

Por ejemplo, Google Maps, Facebook, Twitter, Instagram, Waze, Tinder, Airbnb o TripAdvisor son algunas de las aplicaciones que registran la localización del usuario.

Los nuevos permisos de ubicación permiten al usuario controlar “los datos de ubicación que compartes con las apps mediante nuevos controles de precisión. Puedes elegir que la app tenga acceso a tu ubicación una sola vez o siempre que la uses”, explican desde Apple. 

Así, la empresa con sede en Cupertino, California, obliga a que las aplicaciones soliciten acceso granular.¿Has visto cuando por primera vez una aplicación quiere acceder al micrófono, a tus fotos o a tu bluetooth y te envía un mensaje pidiendo permiso? Es eso mismo.

Con este cambio, los desarrolladores de aplicaciones deben indicar en un mensaje -en todos los idiomas que esté el app- que informe al usuario el motivo para acceder a la localización.

Luego, deben someter ese mensaje a los reviewers de Apple que le dan el visto bueno o no. Así, la compañía fundada por Steve Jobs busca impulsar una mayor protección de los datos que proporciona el usuario.

Hasta ahora, si una aplicación solicitaba permiso, lo hacía a través de un mensaje en el que preguntaba si la autorización se daba:

·       Solo cuando se usa la app

·       Permitir siempre

·       No permitir

En iOS 13, la opción de “permitir siempre” desaparece y en su lugar se preguntará:

·       Permitir cuando (el app) esté en uso

·       Permitir (la localización) solo una vez

·       No permitir (la localización)

La opción “permitir siempre” se reemplaza por un “solo una vez” en caso de, por ejemplo, querer hacer un post en redes sociales que esté geolocalizado.

Las aplicaciones que precisen siempre la geolocalización, aún cuando estemos en segundo plano, tendrán que pedir un permiso adicional.

En el caso de El Nuevo Día y Primera Hora, ambas aplicaciones utilizan la geolocalización para poder enviar ofertas de productos o servicios cercanos a ti (solo si lo has autorizado) o alertas de noticias por regiones (solo si lo autorizas).


💬Ver 0 comentarios