Este es el primer paso para el ahorro de costos y la reducción del impacto medioambiental en la investigación aeroespacial y en los vuelos comerciales (NASA).

La NASA se mantiene innovando en el sector aeroespacial, y por ello recientemente recibió el X-57, es decir, su primer avión experimental totalmente eléctrico.

Esto supone un gran acontecimiento para la agencia espacial estadounidense, y el primer paso para el ahorro de costos y la reducción del impacto medioambiental en la investigación aeroespacial y en los vuelos comerciales.

Dicha aeronave, entregada a la NASA por la compañía Empirical Systems Aerospace (ESAero), presenta la sustitución de los motores de combustión tradicionales en un avión básico Tecnam P2006T, por motores de crucero eléctricos.

Tom Rigney, gerente del proyecto X-57, reveló que la NASA compartirá el diseño centrado en la propulsión eléctrica y el proceso de aeronavegabilidad con los supervisores y la industria.

Esto permitirá ayudar a desarrollar estándares de certificación para los mercados emergentes de aviones eléctricos, incluidos los vehículos de movilidad aérea urbana.

“Planeamos compartir rápidamente lecciones valiosas aprendidas en el camino a medida que avanzamos hacia las pruebas de vuelo, ayudando a informar al creciente mercado de aeronaves eléctricas", añadió Rigney a través de un comunicado.


💬Ver 0 comentarios