El vehículo había estado claramente visible en una imagen de satélite de Google Earth desde el 2007. (Google Earth)

El nombre de William Earl Moldt permaneció como un misterio durante 20 años para las autoridades de Florida, Estados Unidos, ya que en noviembre de 1997 llamó a su novia para avisarle que iba camino a casa, pero nunca más se supo de él.

En ese entonces, su pareja le dijo a la Policía que William había ido a beber con unos amigos, pero de acuerdo a los testigos del bar, no presentaba señales de estar ebrio al marcharse, según reveló en su momento el Sistema Nacional de Personas Desaparecidas y No Identificadas de Estados Unidos (NamUs).

Tuvieron que pasar dos décadas para resolver este misterio, y fue gracias a la tecnología empleada por Google Earth como finalmente se supo qué ocurrió esa noche del 7 de noviembre de 1997.

Todo fue gracias a un inspector de propiedades que revisaba la zona de Wellington con la aplicación de imágenes satelitales, cuando un objeto ubicado cerca de la orilla de un estanque le llamó la atención.

Policías de la Oficina del Sheriff del Condado de Palm Beach llegaron al lugar tras recibir la alerta, y fue ahí donde descubrieron un automóvil que mostraba características de haber permanecido debajo del agua por mucho tiempo.

Al retirarlo del lago, las autoridades encontraron el cuerpo de William Moldt, quien fue identificado este martes, según informó la ONG The Charley Project, la cual sigue más de 13,000 casos de personas desaparecidas en Estados Unidos que no se han resuelto y permanecen olvidados en las comisarías.

Cabe señalar que el vehículo había estado claramente visible en una imagen de satélite de Google Earth desde el 2007, pero nadie se percató de ello hasta 2019.

El vehículo y los restos humanos fueron trasladados a  la Oficina del Médico Forense de Palm Beach para su procesamiento y análisis, resolviendo así un caso que permaneció sin respuesta durante muchos años, pero que finalmente llegó gracias a la tecnología.


💬Ver 0 comentarios