Las líneas de telefonía fija son cada vez menos usadas en Francia y en muchas otras partes del mundo. (semisquare-x3)
Las líneas de telefonía fija son cada vez menos usadas en Francia y en muchas otras partes del mundo. (EFE)

Es el fin de una era. A partir de noviembre se dejarán de vender nuevas líneas telefónicas fijas en Francia, una medida que supone el primer paso para la suspensión definitiva del tradicional servicio que deberá ser reemplazado por líneas digitales con conexión a Internet.

Aunque la noticia ha generado gran melancolía entre los franceses no se trata de una sorpresa. Las líneas de telefonía fija son cada vez menos usadas en el país europeo y en muchas otras partes del mundo.

De hecho, hoy en día hay 20 millones de usuarios de la telefonía fija en Francia, la mitad de los que había en el 2012.

El medio France 24 informó que, desde el 15 de noviembre, los franceses ya no podrán solicitar la instalación de una línea telefónica fija al operador tradicional Orange (antes France Telecom).

Desde ese día quienes quieran un teléfono en casa deberán optar por uno que funcione a través de Internet con la tecnología IP.

El plan es que cinco años después la red tradicional de telefonía empiece a desaparecer totalmente.

La primera red telefónica de Francia fue creada en París hace 139 años. Desde entonces todos los hogares franceses han contado con un enchufe en forma de T, un símbolo de la vieja RTC (Red Telefónica Conmutada).

Un 70% de las empresas francesas de telefonía siguen usando la antigua red, por lo que deberán realizar adaptaciones en sus servicios.

También se trata de un desafío para la tercera edad pues no están tan familiarizados con las nuevas tecnologías.


💬Ver 0 comentarios