Escoger un lugar cómodo en su hogar, pero que ofrezca pocas distracciones, puede ser un reto. (AP)

La emergencia causada por la pandemia de coronavirus ha obligado a muchas empresas a activar protocolos para mantener a sus empleados trabajando desde sus residencias. Y aunque el laborar desde su hogar puede ofrecer múltiples ventajas, en especial si tiene hijos, la realidad es que son pocas las personas que están acostumbrados, o preparados, para ejercer sus funciones desde la casa.

Las dificultades para trabajar desde su hogar, que se ha convertido en la nueva norma para una gran cantidad de puertorriqueños, pueden ser variados; desde problemas para mantener una conexión de internet sólida hasta falta de espacio en su residencia para establecer una mini oficina o, inclusive, vecinos ruidosos. La realidad es que mantener un buen nivel de productividad similar a trabajar desde un despacho puede ser un desafío... pero no necesariamente tiene que ser un calvario.

La velocidad de su conexión

En términos generales, su productividad dependerá de su conexión de internet, y es mediante una conexión lenta o inestable que, en muchas ocasiones, surgen la mayoría de los problemas. Lo primero que necesita hacer es evaluar su método de conexión: los dos tipos de conexiones más comunes son mediante cable coaxial, como el servicio que ofrece Liberty, o conexiones de DSL (Digital Subscriber Line).

Si su conexión de internet se siente lenta, puede tomar varios pasos para corregir la situación. Lo primero es verificar la velocidad por la cual está pagando. Si utiliza múltiples programas para su trabajo, como aplicaciones de videoconferencia, y paga, por ejemplo, por servicio de 70 Megabits por segundo (Mbps) en download y siete Mbps en upload, puede ser suficiente si vive solo, pero al añadir más usuarios a la línea, la velocidad, rápidamente, limitará su productividad.

Puede utilizar servicios como Speedtest.net para asegurarse de que está recibiendo las velocidades por las que está pagando. Si la prueba revela que las velocidades no se acercan al servicio por el cual está pagando, debe contactar a su proveedor para alertar sobre la situación, y es posible que un técnico visite su hogar para rectificar el problema.

Si vive con otras personas en la misma residencia, converse con ellos para limitar el uso de aplicaciones que requieren conexiones al internet durante sus horas de trabajo. Limitar el acceso de otras personas a la conexión puede darle la velocidad suficiente para trabajar sin muchos percances.

Pero, si su familia es numerosa y usted requiere el uso de múltiples aplicaciones conectadas al internet para trabajar, la única (y dolorosa) opción es pagar por una velocidad más alta, en especial si múltiples personas viven en la residencia.

Dado que el gobierno estableció un toque de queda y una orden de permanecer en sus hogares, el efecto es que pueden haber cientos o, inclusive, miles de personas utilizando múltiples servicios online al mismo tiempo. Esto crea una carga sobre las redes de los proveedores y, aunque pague por la máxima velocidad de conexión disponible en su área, podría ver velocidades muy por debajo de la conexión por la que paga. Estas sobrecargas fueron comunes en el inicio de la cuarentena forzada, y aunque los proveedores de servicio han mitigado la situación, todavía ocurren, en especial si vive en una zona altamente poblada.

Programas populares de colaboración virtual incluyen Microsoft Teams, Zoom, WhatsApp y, recientemente, Messenger Rooms de Facebook. Sin embargo, Zoom ha sido objeto de múltiples ataques a raiz de errores de programación, mientras que Facebook, dueño de Messenger, Messenger Rooms y WhatsApp, no tiene el mejor historial en cuanto a proteger la privacidad de sus usuarios.

Un buen router es vital

Si resolvió su problema con la velocidad de conexión y todavía experimenta problemas dentro de su residencia, el próximo paso es verificar la cobertura inalámbrica (Wi-Fi) que provee su router y, si hay más de dos personas en la residencia, cericiorarse de que es lo suficientemente bueno para servir a múltiples personas.

Si nota que la señal de Wi-Fi es más fuerte en ciertos lugares de la casa y no en otros, lo primero que debe hacer es tratar de mover el router a un lugar céntrico de la residencia para que cubra la mayor cantidad de espacios posible, en especial el área donde trabajará. La mayoría de las casas en Puerto Rico se fabrican en cemento u hormigón armado (con varillas de metal que refuerzan la estructura).

Idealmente, debería conectar su computadora al router mediante Ethernet (una conexión directa mediante cable). Pero no todos los hogares cuentan con infraestructura de Ethernet en cada cuarto. Las señales de Wi-Fi tienen dificultad para penetrar materiales como el cemento, y si las paredes también contienen varillas, el metal crea aún más interferencia.

Por ende, si movió el router al lugar más céntrico de la casa y todavía tiene espacios con cobertura deficiente, puede adquirir lo que se conoce como extensiones. Estos dispositivos se colocan en receptáculos eléctricos, reciben la señal Wi-Fi de su router existente y luego la repiten; básicamente actúan como routers miniaturizados. Esta solución, sin embargo, no es ideal, pues estos dispositivos restan velocidad de su conexión, pero pueden llevar la señalalugares donde el router solo no puede.

Los routers, por más antenas externas que tengan, no garantizan que cubrirán toda su residencia, por las razones antes expuestas. Sin embargo, hay varios modelos que ofrecen buena cobertura global, como el Netgear Nighthawk X4S y el Asus RT-AC66U. Si el dinero no es objeto, los routers y equipo de redes de la empresa Ubiquiti ofrecen gran desempeño, aunque su configuración no es sencilla.

La mejor solución, si los pasos antes expuestos no funcionan, es adquirir un sistema de routers tipo mesh. Estos dispositivos utilizan múltiples routers que usan su propia banda de Wi-Fi para comunicarse entre sí. Puede colocar los satélites en lugares donde la señal es pobre y así mejorar sustancialmente la cobertura. El problema principal es que estos sistemas suelen ser caros y, fácilmente, puede llegar hasta los $400.

Varios productos que han recibido buenas calificaciones incluyen el Nest Wifi de Google, el sistema Eero de Amazon, y el Asus ZenWiFi AX.

Seleccione un buen espacio para trabajar

Trabajar desde su casa ofrece muchas ventajas, pero trae consigo otras dificultades como la facilidad de distraerse, o ser interrumpido por familiares, amigos o vecinos.

Por consiguiente, es de gran importancia elegir un espacio dentro de su hogar que ofrezca pocas distracciones. Lograr este cometido puede ser difícil, o casi imposible, si tiene hijos y si hay poco o ningún espacio disponible en la casa. Sin embargo, en términos generales, debe escoger un cuarto relativamente aislado con buena cobertura de Wi-Fi y, al menos, un escritorio que le permita utilizar su laptop y otros equipos cómodamente.

Del mismo modo, trate de escoger un espacio que no tenga un televisor, otros dispositivos electrónicos de entretenimiento o indumentarias relacionadas a su pasatiempo favorito. Además, si tiene hijos, debe conversar con ellos y explicarles que las interrupciones deben mantenerse al mínimo.

Por último, si tiene poco espacio en su residencia o no cuenta con un cuarto para convertir en una oficina, la mesa del comedor puede servir para establecer su oficina móvil. Claro está, esto podría crear distracciones, en especial a la hora de comer pues tendría que mover su equipo para protegerlo, pero puede servir a corto plazo.

Finalmente, tenga a la mano los teléfonos o correos electrónicos de los miembros de su departamento de informática (IT) o el de una persona que conozca, al dedillo, las herramientas que utiliza en su trabajo. Al laborar desde su casa, es posible que confronte problemas para configurar aplicaciones o una laptop que no desea cooperar. Tener la información de contacto antes de que ocurra un problema le ahorrará dolores de cabeza.


💬Ver 0 comentarios