De izq a dcha: Jesper Doub, Edith Kimani, Aroon Purie y Mathias Döpfner. (horizontal-x3)
De izquierda a derecha: Jesper Doub, Edith Kimani, Aroon Purie y Mathias Döpfner. (María Arce)

Bonn, Alemania - Robots-ancla de TV o que pueden escribir noticias, algoritmos que deciden qué se va a publicar y cuándo. Datos y más datos. No se trata del futuro. Es el presente de medios de comunicación de diferentes partes del mundo y el mañana que se alza en el horizonte. 

La primera jornada del Global Media Forum en Bonn, Alemania, repasó los avances que la tecnología ha traído a los medios de comunicación y los desafíos que tienen por delante los periodistas ante una Era en la que se ha producido un marcado intercambio de poderes. 

Hoy, “cualquiera puede ser un medio”, disparó Aroon Purie, fundadador de India Today.  La tecnología ha puesto a la mano de todos la posibilidad de publicar blogs, canales de videos o en redes sociales, explicó ante más de 2,000 personas que asistieron al foro organizado por Deutsche Welle, la emsiora pública de Alemania. 

Para Mathias Döpfner, CEO de Axel Springer, el grupo de medios más grande de Europa, la tecnología ha cambiando como nunca antes las posibilidades de hacer periodismo.  

Hay tantas razones para que el periodismo digital sea mejor. Tenemos espacio ilimitado, tenemos flexibilidad total en la hora de cierre, existe un cliché sobre que tenemos que ser superficiales para ser primeros. Y eso está mal porque puedes decidir que quieres ser el primero en romper con la noticia, pero también puedes decidir (publicar) una mayor reflexión, o un análisis en profundidad, que es lo que te da una ventaja competitiva. La tecnología es una gran oportunidad y tenemos que abrazarla”, reflexionó Döpfner. 

Fue durante la conferencia “¿Quién tiene el poder en el panorama mediático?”, donde también se abordó el desafío del periodismo frente a los algoritmos de las redes sociales que deciden qué publican y cuándo en los feeds de los usuarios. Así, para Purie se han convertido en editores.  

“Están jugando el rol de los medios (al curar y publicar contenidos). Los medios locales tienen montones de regulaciones. Y una plataforma global que llega a 2.5 billones de personas no tiene que cumplir con regulaciones y eso es injusto”, señaló Purie. 

Jesper Doub, director de Media Partnerships para Europa, Oriente Medio y África de Facebook, insistió con que “el algoritmo se concentra en determinar cuál es el contenido que quieres leer o con el que quieres interactuar”, pero reconoció que “definitivamente hay un tema de regulaciones que tememos que abordar”. E intentó despegarse de la imagen de “medio de comunicación” que se les atribuye. 

Por su parte, Döpfner reconoció que los medios crearon una dependencia de las grandes plataformas como Facebook y Google y que “hoy no hay manera de no cooperar con ellas. Y ese negocio es poco saludable y ha intercambiado los poderes”. 

Desde la aparición de las redes sociales, el poder ha recaído sobre las redes sociales que manejan los datos y conocen al detalles el compoartamiento de de miles de millones de usuarios. “Los datos deberían ser de los usuarios. Ni del gobierno, ni de las empresas", sostuvo Döpfner. 

Si alguno de los asistentes tenía dudas sobre el poder de los algoritmos y de inteligencia artificial, la presencia de Sophia the Robot, las borró de un plumazo. 

Sophia es un robot social con reconocimiento de voz que es capaz de aprender de los otros y ella misma con el tiempo. Es decir, con el paso de los años se vuelve más sabia. Cuando le preguntaron si los robots podrían quitarle el trabajo a los periodistas, Sophia respondió: “La inteligencia artificial podría ayudar a las industrias a crecer y a crear industrias completamente nuevas. Y esto podría significar más trabajo para los humanos”. 

Este no fue el único caso de inteligencia artificial y robots que se presentó en el Global Media Forum. 

Zhang Zhao, el primer robot-ancla de la agencia XinHua también tuvo su demostración en el viejo Bundeshaus o parlamento de la entonces Alemania occidental. Otro de los robots que se presentaron en el auditorio fue Xiaoice, el bot virtual creado por Microsoft China que interactúa con más de 660 millones de usuarios, aprendió a cantar y conduce 10 programas de TV, además de ser poeta y pintora.

Mucho más cerca y con aires menos experimentales, en Suecia, Li L’Estrade de Mittmedia, explicó cómo su compañía utiliza humanos para recoger datos y determinar las reglas que sus robots utilizarán para analizarlos y escribir noticias sobre, por ejemplo, el clima o artículos sobre las casas que venden a nivel local. 

Nanjira Sambuli de la World Wide Web Foundation en Kenia defendió el trabajo de los periodistas al decir que se los necesita para que provean contexto y puedan explicar complejidades, incluso cuando se basen en artículos creados por robots. 

¿Cómo puede entonces el periodismo local tener éxito en la Era digital? ¿Apostando a robots? ¿A algoritmos? ¿A la Inteligencia Artificial? 

Michael Bröcker del diario local Rheinische Post propuso apostar a las historias locales: “Nadie sabe más que nosotros sobre nuestras regiones”. E invitó a incursionar en “todos los elementos digitales divertidos que hay por ahí afuera”.

Sobre cuál es el mayor desafío entonces por delante, Bröcker no dudó: “Es la gente. Tienes que lograr el cambio en la mente de los periodistas. Tienen que volver a tener esa curiosidad que alguna vez tuvieron; que les hizo entrar en la profesión, pero que después de 3, 4 o 5 años entraron en una especie de rutina…. Si no estás ansioso de experimentar en el mundo del periodismo digital, entonces, (el periodismo) no es el lugar adecuado para ti”.

Los más de 2,000 asistentes de 140 países lo aplaudieron. Estaban en el lugar correcto. 


💬Ver 0 comentarios