El dron realizó 14 pruebas con mucho éxito, la más larga de ellas fue de 3 millas de distancia. (semisquare-x3)
El dron realizó 14 pruebas con mucho éxito, la más larga de ellas fue de 3 millas de distancia. (Universidad de Maryland)

En la actualidad, los drones se han convertido en una herramienta muy útil en diferentes rubros, y es que estos dispositivos ayudan realizar rescates, a vigilar y a realizar entregas a domicilio, como lo hace Amazon, pero ahora están resultando útiles en el terreno de los servicios médicos. 

Resulta que un grupo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Maryland decidieron poner a prueba la efectividad de los drones para el traslado de órganos para trasplante en una emergencia, y los resultados fueron favorables.

Este dispositivo es conocido como HOMAL (Foto: Twitter / Joseph Scalea)

El estudio consistió en poner un riñón, que se encontraba en perfecto estado, en un recipiente de plástico, aunque no era para un paciente humano, y trasladarlo dentro de una nevera a través del cielo de la ciudad de Baltimore con la ayuda de un dron DJi M600 Pro.

Este artefacto fue adaptado y dotado de un dispositivo biosensor inalámbrico que permitió durante todo el camino saber las condiciones en que se encontraba la temperatura, la presión barométrica, la altitud, la vibración e incluso la ubicación vía GPS.

El mecanismo fue bautizado como “Aparato de control de calidad y control de órganos humanos para viajes de larga distancia”, y puesto en el dron que contaba con seis motores.

Los especialistas hicieron biopsias al riñón antes y después del viaje, con el objetivo de saber cómo se mantuvo a lo largo de los diferentes trayectos, y descubrieron que mantuvo la temperatura segura y no mostró signos de cambios estructurales.

El dron cuenta con seis motores y alcanzó una velocidad máxima de 42 millas por hora (Foto: Universidad de Maryland).

Es decir, los encargados de este proyecto concluyeron que el vuelo de los drones no afectó los resultados de la biopsia y demostraron que el riñón experimentó menos vibraciones de las que hubiera tenido al viajar en un avión de ala fija. 

Aunque el órgano no fue usado para un trasplante, los resultados fueron positivos y probaron, tras 14 vuelos de prueba en los que el dron alcanzó una velocidad máxima de 42 millas por hora y el viaje más largo fue de 3 millas, que este tipo de vehículos no tripulados podrían ser una opción para el traslado de órganos en un futuro no muy lejano.


💬Ver 0 comentarios