(horizontal-x3)
Los investigadores les pidieron a los niños comparar líneas en una pantalla, con robots que también ofrecían sus opiniones (Universidad de Plymouth).

Los niños son propensos a que sus opiniones y decisiones sean influenciadas por los robots, según un estudio realizado por la Universidad de Plymouth.

De acuerdo con los investigadores, el hecho de que los niños confiaran en los robots durante el experimento, plantea problemas éticos a medida que las máquinas y la inteligencia artificial se integran en los espacios sociales.

Es entonces precisa la recomendación de los científicos: hay que ser cuidadosos con la influencia que ejercen las maquinas, especialmente en los jóvenes.

A esta conclusión llegaron luego de utilizar el clásico experimento de Asch, un paradigma que demuestra el conformismo en grupos.

El proceso es el siguiente: las personas deben mirar una pantalla que muestra cuatro líneas para luego decir cuáles coinciden en longitud.

Los niños, quienes realizaron el mismo experimento, obtuvieron un puntaje del 87 por ciento en la prueba cuando estaban solos en la habitación de la investigación. Sin embargo, eso cambia con la presencia de los robots.

El puntaje cayó al 75 por ciento, y de las respuestas incorrectas, el 74 por ciento correspondían con las del robot, según el informe.

Los resultados, publicados por Science Robotics, dan una visión interesante sobre cómo los robots podrían usarse de manera positiva dentro de la sociedad, dice el informe.

Sin embargo, también se hace un énfasis en que plantean algunas preocupaciones sobre la posibilidad de que los robots tengan una influencia negativa en los niños pequeños vulnerables.

"Este estudio refuerza las preocupaciones sobre el uso de robots con niños", dijo Noel Sharkey, profesor que preside una Fundación para la robótica responsable.


💬Ver 0 comentarios