Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Giriana B. Alemán Rosado muestra cómo funciona el prototipo que desarrolló en unos dos o tres meses. (Ramón “Tonito” Zayas)

A Giriana Alemán Rosado, estudiante de séptimo grado, se le ocurrió la idea de hacer un proyecto tecnológico para concienciar sobre la contaminación lumínica en la isla cuando una noche vio que un vecino dejó encendida una luz en la marquesina.


💬Ver 0 comentarios