(semisquare-x3)
Hasta el momento, los dispositivos creados por Huawei aún mantienen el sistema operativo Android. (AP)

Ante la decisión de Google por marcar la decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos que podría dejar a Huawei sin poder utilizar la misma versión de Android que sus dispositivos han tenido instalada en los últimos años, lo que obligaría a la compañía a llevar sus teléfonos a otras alternativas como versiones abiertas de Android o incluso un sistema operativo propio. 

Esta última alternativa se ha alzado los últimos días como una opción para que el fabricante deje en el pasado el software de Google, sin embargo, decidir por este "plan b", como ha sido denominado por algunos expertos, puede traer otros problemas a Huawei y que finalmente se verían reflejados en la usabilidad de sus clientes.

Si bien el sistema operativo es fundamental para el uso de un teléfono inteligente y es la base sobre la que se montan las herramientas que actualmente parecen ser parte normal de la vida de las personas, también tienen un valor tan importante las aplicaciones desarrolladas por terceros, y es aquí donde Huawei podría tener un problema.

Muchas de las apps que actualmente los usuarios utilizan no son creadas por las firmas detrás de los sistemas operativos, sino que por otros gigantes de la tecnología o incluso por otros usuarios con conocimiento de programación. Entre ellas se pueden enumerar importantes plataformas como Facebook, Instagram, Twitter, Spotify, Netflix o WhatsApp, entre muchas otras.  

Si una de estas redes o sistemas no se encuentran disponibles, muchos usuarios podrían optar por alternativas en las que sí puedan hacer uso de las herramientas que ya conocen por sobre nuevas apps que pueda ofrecer este sistema operativo. 

Otro de los detalles que podría frenar esta opción es que cuando a comienzos de este año comenzaron a filtrarse los detalles sobre un posible sistema operativo que Huawei estaba desarrollando, se habló de los inicios de una plataforma que tampoco estaría lista para ser llevada al mercado.

Ante esto, la firma podría acelerar la construcción del software, pero eso también podría traer problemas al producto final que se le instale a los dispositivos. Por ahora, Huawei ha detallado que todos los teléfonos que se comercialicen mantendrán Android como el software base y tendrán acceso tanto a las actualizaciones de seguridad como a los servicios básicos que este ofrece.


💬Ver 0 comentarios