(horizontal-x3)
Cada día las personas se vuelven más dependientes de la tecnología, hecho que conduce al “tecnoestrés”. (EFE)

A pesar de que los teléfonos inteligentes, las computadoras o tablets son cada vez mucho más avanzadas ofreciendo beneficios más efectivos y prácticos para las personas, es una realidad que cada vez estamos más “encadenamos” a estos dispositivos.

Esta cotidiana e imperceptible dependencia tiene sus consecuencias y tiene un nombre: tecnoestrés.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las adicciones constituyen un trastorno mental y una afectación directa a la salud, y no se relaciona únicamente al consumo de sustancias tóxicas.

Ahora, gracias a las nuevas tecnologías y su excesivo uso suponen en muchos usuarios un verdadero problema adictivo, por lo que este concepto de “tecnoestrés” toma día a día mayor sentido. El uso inadecuado o excesivo de las redes sociales, videojuegos y otras herramientas, suelen originar esta situación de riesgo.

Para tener una idea más concreta, este trastorno puede llegar a ocasionar entre otras enfermedades el síndrome del túnel carpiano, que hasta hace unos años generalmente afectaba a mujeres de más de 50 años y se relacionaba con la realización de actividades manuales repetitivas que ponen en movimiento la muñeca.

Esta enfermedad es producida por la compresión del nervio mediano, que desciende desde el brazo hasta la mano, en la muñeca. Dicho nervio controla las sensaciones de la palma y se comprime a la altura del túnel carpiano produciendo dolor, pérdida de sensibilidad y adormilamiento de los dedos.

El término “tecnoestrés” tuvo sus orígenes en 1997 y fue utilizado por primera vez por Larry Rosen y Michelle Weil, donde explican en un libro bajo el mismo nombre sobre la adicción psicológica y física que puede suponer el uso cotidiano de la tecnología.

En concreto, esta afectación no es otra más que la necesidad de estar conectado en todo momento mediante un dispositivo, situación que lleva a una sensación de ansiedad, estrés, nerviosismo y frustración que puede provocarnos consecuencias irreversibles de salud si no sabemos conducirlas adecuadamente.

Se dio a conocer que los niños y jóvenes podrían llegar a ser los más afectados por esta situación, principalmente por el uso excesivo de los videojuegos, los smartphones y otros dispositivos con acceso a internet, por lo que se debe tener un cuidado significativo para evitar en el futuro un riesgo mayor.


💬Ver 0 comentarios