Gardien Alert, un sensor conectado al asiento protector, que emite avisos vía Bluethoot. (GFR Media)

Tres compañías fundadas en Puerto Rico tienen en el mercado o están cerca de lanzar soluciones tecnológicas para prevenir el trágico olvido de un infante en el asiento protector, como sucedió esta semana en Juncos, donde falleció un bebé de tres meses de nacido.

Gardien Alert, un sensor que se coloca en el asiento protector, detecta la presencia del menor y se comunica por Bluetooth con el móvil de mamá, papá o los cuidadores, está en el mercado desde julio de 2018, informó su cofundador Mark Gómez. “Si el adulto se aleja demasiado del asiento, se pierde la señal. Al eso suceder, se envían siete notificaciones a papá y a mamá en sus teléfonos. Si no las atienden y el niño sigue en el vehículo, la aplicación envía mensajes y correos electrónicos hasta a seis contactos de emergencia”, detalló Gómez sobre el producto que cuenta con tecnología patentada.

Gómez reconoció que el producto -a la venta por internet y en tiendas infantiles- “ha tenido una acogida más lenta de lo esperado”, precisamente porque “nos enfrentamos a un mercado en el que mamá y papá piensan que esto nunca les va a pasar, aunque es algo que le puede pasar a cualquiera”.

Sin embargo, en Estados Unidos, más de 900 niños han muerto al ser dejados en vehículos en los pasados 29 años. En promedio, se registran 38 casos fatales al año, equivalente a uno cada nueve días. Según la hipótesis que ha publicado el neurocientífico David Diamond, la tragedia de los bebés olvidados en autos se produce por una falla de memoria similar a cuando alguien olvida parar a comprar leche, porque su rutina le dicta seguir de corrido a la casa. Según el experto, el cerebro tiende a priorizar la memoria que controla los hábitos sobre la memoria prospectiva, que controla el futuro inmediato.

Por su parte, el emprendedor Ishmael Lebrón, informó que su producto ARK, diseñado para prevenir el olvido de menores y mascotas en los vehículos, estará en el mercado para diciembre. “Es un sensor inteligente que se pone dentro del vehículo. Monitorea las condiciones internas como temperatura, monóxido y dióxido de carbono. A base de eso, determina si la vida está en peligro o no. Contacta a los padres, cuidadores y a emergencias médicas”, explicó sobre el proyecto de la compañía Zomio, que cofundó con Raúl Valle.

Compartió que la idea de ARK nació de una pesadilla que tuvo luego de que naciera su bebé en 2016. Según relató, soñó que tras llevar a sus otros hijos a la escuela se quedó conversando y al regresar al auto encontró moribundo al bebé: “Soy veterano y estoy acostumbrado a las pesadillas, pero esta fue tan real que me levanté llorando, buscando alternativas y no di con algo que me hiciera sentir cómodo. Así comenzó el desarrollo de lo que pensé sería una mejor opción”.

El dispositivo se venderá por internet, pues es de instalación fácil e inalámbrica. Mientras tanto, adelanta negociacionescon compañías automotrices para que su tecnología sea integrada a los modelos nuevos.

Con tecnología de geoposicionamiento (GPS), Wander Inc. es una tercera opción que está en fase de manufactura pero en lista de espera. Se trata de una pulsera resistente a agua, golpes y caídas que, hasta la fecha, no tiene costo para el consumidor, sujeto al pago del servicio mensual de GPS, según detallan sus cofundadores Bianca Wakeford y Ernesto Ojeda en el sitio web de Wander.

Las tres compañías boricuas mencionadas han recibido capacitación en programas de Grupo Guayacán.


💬Ver 0 comentarios