Mediante la nueva función, Twitter busca habilitar un ambiente más ameno para sus usuarios. (AP)

La plataforma digital Twitter habilitó desde esta semana una funcionalidad que les permite a los usuarios elegir cuáles respuestas a sus tuits son visibles y cuáles no.

La característica de silencio ha sido polémica en el pasado y constituye un fuerte cambio en la postura de la red social ante la libertad de opinión. Hasta ahora, la única persona autorizada para eliminar el tuit es aquella misma que emitió el mensaje.

La nueva funcionalidad está disponible a escala global y contempla invisibilizar, no borrar, las respuestas que resulten molestas para el usuario creador de un hilo.

Según Twitter, los usuarios "podrán seguir accediendo a las respuestas ocultas a través del ícono de respuesta oculta, que aparece en el tuit original". Esto quiere decir que las respuestas necesitarán un clic adicional para ser visualizadas.

Durante los últimos meses, el ocultar respuestas estaba en modo de prueba para algunos usuarios. La razón para lanzarla globalmente es que para Twitter resultó ser "una forma útil de administrar conversaciones y ocultar respuestas distractoras y fuera de tema".

En ese sentido, la compañía, propiedad de Jack Dorsey, soportó su decisión en los resultados que observó luego de la prueba. Uno de ellos indicaba que "la mayoría de las personas ocultan respuestas que piensan que son irrelevantes, fuera de tema o molestas". Otros resultados mostraron que la nueva opción es una forma efectiva de evitar el ruido.

"El 85 % de las personas que ocultan respuestas no usan las opciones de bloqueo o silencio de tuits", aseguró la red social en una publicación oficial.

La polémica en torno a la nueva función gira alrededor de posiciones que apoyan la decisión de la red social, argumentando que ocultar los comentarios de odio y el comportamiento inapropiado ayuda a tener un ambiente más ameno en línea.

Por otro lado, están las personas que acusan a la nueva función de ser una herramienta que puede usarse para silenciar a los críticos, incluso cuando se trate de una verificación de hechos, en el caso de las fake news.

Finalmente, Twitter indicó que sigue trabajando en "nuevos controles y más claridad sobre las reglas de los espacios de conversación". Y, además, agregó: "estamos explorando más opciones sobre quién puede responder o ver conversaciones específicas, y estamos probando los cambios de participación para ver si estos conducen a debates más saludables".


💬Ver 0 comentarios