(semisquare-x3)
La Fundación Scelles alertó sobre el uso de WhatsApp, Instagram y Facebook para reclutar víctimas de explotación sexual (EFE).

En la actualidad, la mayoría de los jóvenes cuentan con algún perfil en las redes sociales, tales como Facebook o Instagram, además de usar WhatsApp para comunicarse.

Sin embargo, el alcance de estas plataformas es tal, que ha sido aprovechado por un grupo de personas para crear una red de prostitución, según revela un reciente informe elaborado por la Fundación Scelles, una organización con sede en París que busca combatir la explotación sexual de personas en todo el mundo

El documento, titulado “Sistema prostitucional: nuevos desafíos, nuevas respuestas”, y el cual consta de 548 páginas, asegura que la prostitución y la explotación sexual en Internet son una “plaga en plena expansión”.

La Fundación Scelles analizó esta situación en 35 países, y alertó sobre el uso de aplicaciones como WhatsApp, Instagram y Facebook para reclutar víctimas de explotación sexual, además de atraer clientes por medio de anuncios y gestionar sus actividades a través de estos servicios.

“Todos los países están afectados, ya sea con una legislación restrictiva, como en China, o permisiva, como en Alemania”, indicó Yves Charpenel, presidente de la fundación.

Como ejemplo de este problema, conocido como “Prostitución 2.0”, un hombre ruso fue detenido en 2016 por dirigir una red de prostitución en Líbano y en todo Oriente Medio a través de WhatsApp, cuyo sistema de encriptado de mensajes dificulta la vigilancia de las autoridades, según revela el informe.

Un dato alarmante, según el reporte, es que este nuevo tipo de prostitución ha sustituido a la que se realiza en las calles, representando actualmente dos tercios del total de las actividades de explotación sexual que se realizan alrededor del mundo.

El análisis realizado en varios países, determinó que Tinder sería “el instrumento más utilizado para buscar prostitutas” en Israel, mientras que en Zambia las víctimas utilizan grupos de WhatsApp y Facebook para ponerse en contacto con posibles clientes.

Por si fuera poco, Airbnb se habría convertido en una plataforma popular para alquilar apartamentos para ejercer la prostitución en Francia.


💬Ver 0 comentarios