(Shutterstock)

El 10 de noviembre marcará el inicio de una nueva batalla generacional entre Microsoft Corporation y Sony Interactive Entertainment (SIE) por el dominio del lucrativo mercado de las consolas de videojuegos para el hogar.

Los sistemas Xbox Series S ($299) y Series X ($499) estarán disponibles para los consumidores ese día, mientras que el 12 de noviembre iniciará el lanzamiento oficial del PlayStation 5 Digital Edition ($399) y el PlayStation 5 ($499) de Sony, las nuevas consolas que intentarán solidificar el liderato de la empresa japonesa en el segmento de consolas para el hogar, del cual ya ostenta una onerosa tajada de más del 50 por ciento.

Aunque, históricamente, “Puerto Rico ha sido territorio Sony”, en las palabras del analista de la industria de videojuegos y tecnología Frankie López “Hambo”, en esta ocasión el conglomerado tecnológico podría encontrarse en una escaramusa más peligrosa con Microsoft que en generaciones anteriores.

La batalla entre las consolas cambió totalmente. Sony continúa con el enfoque de que la consola, los juegos y las experiencias que brindan es lo más importante. Ahora Microsoft está apostando a las suscripciones Game Pass y Game Pass Ultimate”, sostuvo López en entrevista con El Nuevo Día.

Xbox Game Pass añade muchísimo valor a las propuestas de Microsoft

Por una mensualidad de $14.99, Xbox Game Pass y Game Pass Ultimate brindan acceso instantáneo a un catálogo de más de 100 juegos para el Xbox One, tanto de Microsoft como de otros desarrolladores, y títulos selectos de generaciones anteriores, como el Xbox original y el Xbox 360. La persona puede instalar y jugar los juegos cuantas veces quiera y puede comprarlos y utilizarlos si en algún momento optara por cancelar su suscripción.

Como si fuera poco, la versión Ultimate de Game Pass incluye acceso a la red multiplayer Xbox Live Gold, junto con todos los beneficios de dicha suscripción, y si un juego también está disponible para computadoras personales (PC), puede instalarlos. Además, incluye la habilidad de jugar en dispositivos con el sistema operativo Android de Google y acceso al servicio EA Play de Electronic Arts.

El Game Pass regular, a $9.99 mensual, está disponible para PCs y consolas, pero no incluye acceso a Xbox Live Gold ni la funcionalidad de jugar en plataformas Android.

El Xbox Series X estará disponible el 10 de noviembre por $499.

Sony cuenta, desde el 2014, con el servicio de streaming PlayStation Now ($9.99 al mes, $24.99 cada tres meses o $59.99 al año), que ofrece juegos del PS2, PS3, PS4 y PS5 para jugar en el PS4, PS5 y en computadoras. Al momento cuenta con sobre 800 juegos, y unos 300 están disponibles para instalar directamente a la consola; el resto solo se pueden jugar mediante streaming de los servidores de Sony, por lo que la calidad de la experiencia dependerá de la velocidad y la estabilidad de su conexión al internet.

Game Pass se ha convertido en una oferta realmente competitiva ante otros servicios, y en especial luego que Microsoft adquirió a ZeniMax Media y todas sus subpropieades como id Software (Doom, Quake y Rage), Bethesda Softworks (Elder Scrolls, Fallout), Arkane Studios (Dishonored), Tango Gameworks (Ghostwire: Tokyo) y MachineGames (la serie modrena de Wolfenstein)”, añadió López.

Así que, si te compraste un Series X y llegaste a tu casa, pagas $15 por un mes de Xbox Game Pass Ultimate y tienes acceso a un salvajismo de juegos que serán actualizados por los desarrolladores para tomar ventaja de las mejoras técnicas de la nueva consola. Pero lo más importante es que puedes jugar donde te de la gana; ya sea en el Series X o S, en una PC, un celular Android... pienso que esa funcionalidad lo hace competir hasta con el Switch de Nintendo”, subrayó el también fundador del portal Yo Soy Un Gamer (YSUG).

“Si lo ponemos en el papel, Xbox tiene una mejor oferta al día de hoy. Como Sony no ve ese modelo de negocios (de Microsoft) como uno sustentable, van a apostar a sus estudios in-house, y lo que tienden a publicar es nivel cinco estrellas. Ahí es donde viene la batalla. La mercadotecnia lo es todo, y la gente se visualiza con un PlayStation. Pienso que la batalla no se enfocará necesariamente en las consolas, sino en los títulos específicos y en qué una persona quiere jugar”, añadió.

Preocupa la falta de información por parte de Sony

López resaltó que una de las preocupaciones que alberga sobre el lanzamiento del PS5 es los huecos de información que Sony, al día de hoy, no ha revelado sobre la consola, como el menú del usuario y las opciones que contendrá, funcionalidad adicional como media streaming y acceso a almacenaje en redes y la funcionalidad del renombrado botón “Create” en el nuevo control DualSense, entre otras cosas.

“Es como si fueras a comprar un carro nuevo y te dicen ‘¡el manejo de este carro es distinto y está brutal!’, pero luego te dicen ‘pero no puedes probarlo antes de comprarlo’. Hay un montón de detallitos ausentes y están vendiendo una consola sin ofrecer toda la información necesaria antes de comprometerse a una inversión de $500”, sostuvo López.

En términos de los juegos exclusivos de ambas empresas, López ve la situación como “fatal”.

“En el caso del PlayStation, si me hubieses dicho que Insomniac (desarrollador de Marvel’s Spider-Man: Miles Morales) no solo lanzaría Miles Morales, sino Ratchet & Clank también, pues eso es muy bueno. Pero el resto de la alineación (descontando series establecidas como God of War, Gran Turismo, Uncharted, The Last of Us, etc.) son juegos desconocidos que pueden llamar la atención de algunas personas (pero podrían no apelar a las masas). Pero a la hora de la verdad tienes series (populares) como Assassin’s Creed (Valhalla) en ambas plataformas, Cyberpunk 2077... son lanzamientos que no son exclusivos para una consola en específico y que son espectaculares para cualquiera”, indicó.

“El que más me preocupa es (la alineación) el del PlayStation. PlayStation Now no es un servicio que Sony mercadea mucho, y en el caso de Microsoft, puedes comprar un Series X, esa misma semana sale NBA 2k21, que es lo que me tripea, sale el nuevo Call of Duty, tengo esos dos juegos, y con $15 al mes por el Xbox Game Pass puedo jugar cualquier cosa de Xbox, ahí estoy cool. Pero en el caso del PS5, si uso el mismo ejemplo, me compro NBA 2k21, Call of Duty, Miles Morales... y ya no tengo más chavos. Por eso incluyeron el PS Plus Collection que incluye más juegos”, enfatizó López.

Los desarrolladores necesitarán tiempo para sacar el máximo provecho de la nueva tecnología

Aunque los componentes de ambas consolas son, en esencia, piezas que vienen del mundo de las computadoras personales, la integración y funcionalidad específica de una consola (un equipo diseñado, principalmente, para correr juegos electrónicos), a los desarrolladores les tomará tiempo aprender las técnicas para exprimir el máximo potencial de las nuevas máquinas.

“Fácilmente podrían pasar de dos a tres años antes de ver un juego que tu puedas decir ‘esto sí es una diferencia grande sobre el PS4 y el Xbox One’. Ahora le pondrán mucho ‘frosty’ para dar la impresión que hay una mejoría, pero tomará tiempo para sacar todo el potencial de estas consolas. La gente asume que con cada generación los desarrolladores ya son expertos con esos equipos, pero eso no funciona así. Todo esto es una adaptación total”, subrayó López.

¿Qué consola recomendaría?

A la hora de emitir una recomendación sobre qué consola comprar, Hambo resaltó que la decisión dependerá de lo que un individuo desee experimentar.

“Lo importante es analizar la experiencia que quieres tener, con los juegos que quieres jugar, y de ahí partes hacia tomar una decisión. Pero son muchas preguntas las que te tienes que hacer. Un gamer hardcore ya sabe lo que quiere, pero el público en general debe pensar en la experiencia que quiere tener, los juegos que quiere jugar y con quién quiere jugar”, señaló.