Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

En una entrevista el psicólogo Roberto Aguirre le indicó al periódico El Cronista “que un minuto de risa equivale a 45 minutos de relajación y a 70 minutos de ejercicio”.

Por otra parte, buscando otras estadísticas e información sobre el poder de la sonrisa, encontramos que un bebé, a las 36 horas de nacido, puede ofrecer una sonrisa a sus padres y un pequeño se ríe un promedio de 300 veces al día, mientras que un adulto lo hace entre 15 y 100.

Desde que tenemos uso de razón, la sonrisa ha sido parte de nuestra vida, no solo por lo jovial e introvertido que hemos sido, sino que la sonrisa y la alegría ha sido parte esencial de nuestra familia.

El origen de esta expresión se podría decir que es desde que el mundo es mundo, de hecho es unas de las expresiones contagiosas, que no importa lo molesto o enfogonado que estés, tiene el poder de envolverte “sin querer queriendo”.

Los embajadores internacionales de esta acción son los bebés. Estos no solo lo hacen automáticamente, sino que nos conmueven con la espontaneidad que les sale, con la gentileza que la utilizan y con un sentido genuino que nace del alma y la conexión divina que aun tienen.

Es curioso como ellos, sin conocerte, sin saber de dónde vienes, qué es lo que te está pasando, o mejor aún, sin saber si tienes alguna limitación, te ofrecen algo gratuito que transforma hasta el más cascarrabias.

Desde que tenemos uso de razón, la sonrisa ha sido una herramienta esencial, trascendental e importantísima en nuestro diario vivir, de hecho hasta ha sido un “trademark” en nuestra vida.

En momentos en donde ella se ha ido de vacaciones, instantáneamente las personas que menos uno se imagina preguntan por ella y le preguntan a uno en dónde está, que la extrañan y que sin ella en la vida de uno es como si faltara algo.

Hace varios años leímos en el New York Times una historia de una señora que le habían diagnosticado cáncer terminal, de hecho el doctor le comunicó que no había nada que hacer, que simplemente se fuera a su casa a tener “calidad de vida” con su esposo.

Le tomó unos días en entender lo que había sucedido y después de una gran reflexión ella, en conjunto con su esposo, se pusieron de acuerdo en que si ella iba a partir de esta existencia, lo iba a hacer riéndose.

Así que junto a su esposo (quien notificó en el trabajo que no sabía cuándo regresaría) fueron a donde alquilan películas y alquilaron todas las películas de comedia que pudieron encontrar.

Durante unos 30 días, aproximadamente, estuvieron viendo estas películas una tras otra. Al cabo de los 30 días se dieron cuenta de que era el día en que el médico le había notificado que iba a ser su último día, llamó a su doctor y lo fue a visitar.

Después de examinarla y mandarla hacerse unos cuantos exámenes, el médico, con una cara de sorprendido, entró a la sala en donde ella y sus esposo estaban y les dijo que tenía algo importante que decirles.

Ellos se habían reído tanto en los pasados días que ha estaban inmunes a cualquier tipo de noticia negativa y le dijeron que no importara lo que le tenía que decir, que ellos estaban preparados. Sorpresivamente, el doctor le scomunicó en ese momento que el cáncer había desaparecido.

Por supuesto, este es solo un caso EXTRAORDINARIO de cómo la risa puede afectar, no solo el ánimo y el ambiente, sino también al cuerpo humano y este es un ejemplo más de lo que puede lograr.

Hoy día, les dejo con esta historia para que reflexionen en el poder de la sonrisa en otros y en nosotros mismos.

El poder de la risa no solo transforma vidas, sino que alivia las cargas, disminuye las penas y nos permite crear una conexión divina con seres a los que queremos y con los que no conocemos.

Hoy es un excelente día para hacer un ejercicio, sonríele a TODA aquella persona que se te cruce en tu día y comprobarás lo que te estamos diciendo, no es que es mágico el poder de una sonrisa, sino que transforma tu vida y de todo aquellos que los rodean, aunque uno no los conozca, esa es el encanto de algo tan sencillo y genuino, que no nos cuesta nada.


El autor es es un profesional con una sólida formación y experiencia en el sector del coaching y las comunicaciones que suma más de dos décadas.

Graduado en el Institute of Professional Excellence in Coaching (IPEC) de Estados Unidos, uno de los centros educativos más reconocidos  internacionalmente y miembro del International Coaching Federation (ICF), Waldemar mantiene una cartera de prestigiosos clientes en República Dominicana, Puerto Rico y Estados Unidos, que incluyen empresas Pymes y multinacionales, entre otros.

Su blog es leído por cientos de personas en los mercados de España, Estados Unidos, Latinoamérica y el Caribe, a las que se agregan las que siguen sus columnas en The Huffington Post-VOCES, Impremedia (diez periódicos hispanos más importantes en EU), AOL Latino, Fox News Latino, Long Island al Día y Revista Renacer, así como sus opiniones como experto enCNN en Español.

A su vez tiene la sección  “Botando el Stress” todos los lunes a las 8am en Radio Joe (106.1fm) y tuvo la sección llamada “Soltando Equipaje” en Fidelity Nocturno (95.7fm).

En el  área de las comunicaciones, Waldemar es un especialista y estratega en relaciones públicas, mercadeo, producción de eventos y consultoría en social media, en los mercados de Estados Unidos, Latinoamérica y el Caribe.

Actualmente, Waldemar está finalizando sus estudios para obtener una nueva certificación Internacional del ICF y en proceso de obtener un doctorado en coaching en la Universidad de Sedona, en Arizona.

A su vez, lidera un diverso grupo multidisciplinario llamado “The Anti-Bullying Project” el cual atiende educativamente y pro-activamente el asuntodel “bullying” en las áreas de trabajo (acoso laboral) y en las escuelas. También colabora con el Workplace Bullying Institute.

Esta activamente en las redes sociales como Twitter, LinkedIn y Facebook.