Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Hoy en día, aproximadamente 1 de cada 3 niños y adolescentes en los Estados Unidos se considera con sobrepeso u obesidad. La actividad física regular es una de las maneras de prevenirla.
Hoy en día, aproximadamente 1 de cada 3 niños y adolescentes en los Estados Unidos se considera con sobrepeso u obesidad. La actividad física regular es una de las maneras de prevenirla.

La prevalencia de la obesidad infantil determinada por la U.S.C.D.C. (Censo de Enfermedades Estados Unidos) desde 2012-13, sigue siendo alta.

¿Cómo se diagnostican la obesidad y el sobrepeso infantil? Utilizando el índice de masa corporal. La manera más común para determinar si una persona tiene sobrepeso o es obesa es calcular el índice de masa corporal (IMC). El IMC es una estimación de la grasa corporal basada en comparaciones del peso y su estatura. Proveedores de atención médica determinan el IMC junto a información sobre factores de riesgo adicionales para haci determinar el riesgo de una persona en desarrollar enfermedades relacionadas con el sobrepeso. Por lo general, mientras mayor sea el IMC de una persona, mayor es el riesgo de las enfermedades crónicas. Nota: en niños y adolescentes (de 2 a 19 años) de edad, la obesidad se define como un índice de masa corporal (IMC) por encima del 95 percentil de las curvas de crecimiento específicas por sexo y edad.

La obesidad entre los jóvenes (de 2 a 19 años de edad) en nuestra nación, no han cambiado significativamente desde el año 2003-2004 y se mantiene alrededor de un 17 % por ciento de la población.  Aproximadamente 17 % o 12.7 millones de niños y adolescentes de edad (2 hasta19 años) sufren de obesidad. En 2011 a 2012, la prevalencia de obesidad fue mayor entre los hispanos (22.4 %) y jóvenes negros no hispanos (20.2 %) que los jóvenes blancos no hispanos (14.1 %) reportado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Se ha determinadoque si continúan las tasas actuales, para el año 2050, uno de cada tres estadounidenses tendrán la enfermedad cronica de diabetes tipo 2.

Complicaciones de la obesidad infantil. Hoy en día, aproximadamente 1 de cada 3 niños y adolescentes en los Estados Unidos se considera con sobrepeso u obesidad. Exceso de peso aumenta las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiacas, diabetes tipo 2, asma, enfermedades hepáticas y varios tipos de cánceres. Otras afecciones ligadas a la obesidad tales como la hipertensión y el colesterol alto están siendo diagnosticadas cada vez más durante la infancia.

Expertos coinciden en que el peso está afectado a través de nuestro medio ambiente. Conocido como el "ambiente construido", incluye tu casa, tu vecindario y tu comunidad, así como cómo se establecen las carreteras, los parques y las fuentes de alimentos. Los expertos dicen que ambientes construidos no solo afectan la actividad física; también afectan a los alimentos que elegimos. La obesidad entre niños de edad preescolar es más frecuente entre las personas y familias de bajos ingresos y también está asociado con padres de baja educación escolar.

Otro factor importante son los alimentos azucarados--una mayor exportación de Estados Unidos esto está conduciendo al aumento de las tasas de obesidad a nivel mundial. Al ingerir azúcares en las comidas los centros de placeres a nivel del cerebro estan siendo afectados y se crea “adicciones a las comidas dulces”, tan fuerte como la “addicion a la cocaina.”.

La obesidad también puede conducir a la depresión y bajo autoestima. Una de las mejores estrategias para reducir la obesidad infantil es mejorar la dieta y ejercicio de los hábitos de toda su familia. El tratamiento y la prevención de la obesidad infantil ayuda a proteger la salud de tu hijo ahora y en el futuro.


Complicaciones de la obesidad infantil:

La obesidad infantil puede tener complicaciones para el bienestar físico, social y emocional de tu hijo.

* Diabetes tipo 2 en niños es una condición crónica que afecta a la forma en que el cuerpo de tu hijo metaboliza el azúcar (glucosa). La obesidad y el sedentarismo aumentan el riesgo de diabetes tipo 2. 

* Síndrome metabólico. Síndrome metabólico no es una enfermedad en sí misma, sino un conjunto de condiciones que pueden poner a su niño en riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, diabetes u otros problemas de salud. Esto puede crear otras condiciones cual incluyen, la hipertensión arterial, hiperglucemia, colesterol alto y exceso de grasa abdominal.

* Colesterol y presión arterial alta. Tu niño puede desarrollar presión arterial alta o colesterol alto si él o ella comen una dieta pobre. Estos factores pueden contribuir a la acumulación de placas en las arterias. Estas placas pueden causar las arterias estrechas y endurecen, que puede conducir a un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular más adelante en su vida. 

* Asma y otros problemas respiratorios. El peso extra en el cuerpo de tu hijo puede causar problemas con el desarrollo y la salud de los pulmones de tu hijo, llevando a asma u otros problemas respiratorios. 

* Trastornos del sueño. La apnea obstructiva, una condición en la cual su hijo puede roncar o tener respiración anormal cuando él o ella duermen, puede ser una complicación de la obesidad infantil.

* Enfermedad del hígado graso y no alcohólico. Este desorden, que generalmente no causa síntomas, hace que los depósitos grasos se acumulen en el hígado.

* Las complicaciones sociales y emocionales de baja autoestima y la intimidación de “bullying”.

* Los niños a menudo molestan o intimidan a sus compañeros con sobrepeso, cual le puede hacer que sufran una pérdida de autoestima y un mayor riesgo de depresión en su desarrollo.

* Comportamiento y problemas de aprendizaje. Los niños con sobrepeso tienden a tener más ansiedad y trastornos psicológicos que los niños de peso normal.

* En un extremo, estos problemas pueden llevar a los niños con sobrepeso a actuar y estorbar en sus aulas escolares. En el otro, pueden causar los niños con sobrepeso a retirar se socialmente.  Depresión y baja autoestima puede crear sentimientos de desesperanza en algunos niños con sobrepeso. Cuando los niños pierden la esperanza de que mejoren sus vidas, pueden volverse deprimidos. Un niño deprimido puede perder interés en las actividades normales, dormir más de lo usual o llorar mucho. La depresión es tan grave en niños como en adultos. Si crees que tu hijo está deprimido, habla con él o ella y déjaselo se saber a su médico primario.

Si te preocupa que tu niño está engordando demasiado, habla con su médico. El pediatra examinará su historia individual de crecimiento y desarrollo, historia de peso para la estatura de tu familia, y dónde tu hijo está en las curvas de crecimiento. Esto puede ayudar a determinar si supeso está en un rango saludable o a riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.


El autor es director médico de Bienestar Centers of Puerto Rico. Para información, accede a www.doctorhcg.com, Facebook: Bienestar Centers of Puerto Rico, Twitter: Bienestarpr, o llama al 787-547-0007.