Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Tendemos a pensar que nuestra única edad es la que marca la fecha del día o la noche en que nacimos contra la fecha en que nos encontremos en un momento dado. En otras, palabras la fecha o la edad cronológica. Pero, no es así. Tenemos más de una edad. El reto reside en determinar hasta qué punto esas edades que poseemos armonizan o parecen estar sincronizadas. Veamos:

💬Ver comentarios