Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Para el turista que gusta del sol y la playa, y que valora la comodidad y tener todas las amenidades a su alcance, vacacionar en Punta Cana es una opción práctica y asequible. (Shutterstock)
Para el turista que gusta del sol y la playa, y que valora la comodidad y tener todas las amenidades a su alcance, vacacionar en Punta Cana es una opción práctica y asequible. (Shutterstock)

Las islas del Caribe son paraísos vacacionales que siempre llaman la atención por su clima perfecto, sus hermosas playas y un ambiente festivo en cualquier época año, que es difícil de igualar. Y aunque nuestra isla cumple estos requisitos a la perfección, siempre es grato disfrutar bajo el mismo sol, pero en otro destino que nos permita relajarnos fuera de casa.

En este aspecto, una mención especial merece la República Dominicana y, claro está, su hermosa Punta Cana. Esta localidad, de playas con arena blanquísima y agua cristalina, está ubicada en el este del país, en la provincia de La Altagracia, y se ha consolidado como uno de los destinos vacacionales “todo incluido” por excelencia. Pero, esto no fue siempre así. Y, aunque la indudable belleza del lugar y su potencial turístico eran indudables, en sus inicios, Punta Borrachón, nombre original de la región, era una zona de difícil acceso y que no contaba con la infraestructura necesaria para el desarrollo turístico.

Así, su historia se remonta a finales de la década de 1960, cuando un grupo de inversionistas norteamericanos decide comprar terrenos en la inexplorada área y, junto con el empresario dominicano Frank R. Rainieri, comienza a construir el hotel Punta Cana Club, el cual se inaugura en el año 1971.

Con retos, pero con una visión a futuro, para dar acceso al lugar, la primera carretera que conectó a Punta Cana con la red de carreteras de la República Dominicana se inauguró en 1981. Su aeropuerto se inauguró en el 1984 y hoy es el de mayor volumen del país, recibiendo, según las cifras más recientes, el 66.9% de los viajeros que visitan la República Dominicana. Este es, también, el primer aeropuerto privado internacional a nivel mundial. Como dato curioso, el primer vuelo internacional que recibió fue procedente de San Juan, Puerto Rico.

Con los años, más proyectos y desarrollos han ido surgiendo y cadenas de renombre mundial han establecido en el lugar que en la actualidad cuanta con más de 29,000 habitaciones disponibles, según el Directorio de Hoteles de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (ASONAHORES) y el Ministerio de Turismo.

Recibimiento amigable

Hay algo especial en Punta Cana, pues, a pesar de gozar del calor y el sabor que nos distingue a los caribeños en general, tiene un dejo cosmopolita que se entremezcla con su clima caliente, el ritmo de las tamboras y la amabilidad de su gente.

El flujo de turistas de todas partes del mundo en la región es notable y en algunos hoteles y resorts no dejan de resultar curiosos los menús y los letreros traducidos hasta al ruso, pues la demanda de este destino en ese mercado, cuentan algunos empleados, es muy alta.

right
right

Pero, lo que sin dudas llama la atención es su infraestructura turística, la cual es evidente desde que se llega al Aeropuerto Internacional dePunta Cana. Allí, en una especie de gazebo con techo de hojas de palma y que se encuentra a la salida del área de inmigración, los turistas, que se estiman entre 300 y 400 diariamente, esperan a tomar los medios de transportación previamente coordinados, que llegan y salen organizadamente para llevarlos a sus respectivos alojamientos. La amabilidad de los transportistas y del personal del aeropuerto es indiscutible y la cultura orientada al servicio es incuestionable en todo momento. De fondo, se escucha la música y a los taxistas que ofrecen insistentemente sus servicios. 

El calor se siente, y a no ser que entables una conversación con algunos de los pasajeros en el área de espera, quizás no puedas distinguir por sus vestimentas casuales y desenfadadas que se encuentran en Punta Cana para asistir a algún evento de negocios. Aun así, como dicen, no solo de trabajo vive en hombre y, al visitar Punta Cana, el lugar te invita a conocerlo y, como mínimo, llegarse hasta una de sus playas y tumbarse a tomar el sol o caminar a la orilla del mar, con las olas salpicándote los pies.

El paraíso "todo incluido"

Para el turista que gusta del sol y la playa, y que valora la comodidad y tener todas las amenidades a su alcance, vacacionar en Punta Cana es una opción práctica y asequible, y, en general, es una experiencia sumamente positiva.

Es un destino excelente para viajar en familia o con amigos, pues hay actividades para complacer los diferentes gustos. Pero, las parejas también encontrar aquí una experiencia singular. Con varios resorts dirigidos solos a adultos o áreas especialmente designadas para adultos en otros, las ofertas son variadas. De hecho, si no vas con niños, quizás esta sea tu mejor opción para disfrutar de una estadía más relajada en alojamientos más privados, separados de los familiares.

Por supuesto, dependiendo del lugar donde te hospedes y del tipo de paquete vacacional que escojas, la experiencia puede ser más o menos exclusiva, aunque si de exclusividad se trata, probablemente un alojamiento “high-end” o un hotel-boutique, sean tu mejor elección. Estos llevan el nivel de servicio a otro nivel, con diseños y vistas aún más espectaculares que puedes disfrutar en mayor privacidad y sin que estén atestadas de gente, restaurantes y servicios de alto nivel y hasta mayordomos que atenderán tus más ínfimos deseos.

¿Qué puedes hacer en Punta Cana?

Estas son vacaciones relajadas, y, a menos que esté en tus planes salir del complejo hotelero donde te hospedes, el tiempo se detiene cuanto tiempo desees, así que lideran la lista ir a la playa y practicar deportes acuáticos en sus playas, consideradas las mejores de la República Dominicana. Estas ocupan más de 31 millas de extensión y se caracterizan por sus aguas transparentes y su fina arena blanca, atractivos indiscutibles y la atracción especial de la mayoría de los hoteles y resorts del área. Algunas de las más conocidas son: playa Bávaro, el Cortecito o Uvero Alto.

En Punta Cana también puedes visitar campos de golf o canchas de tenis, ver espectáculos teatrales, ir al casino y, por supuesto, comer y beber a gusto, puesto que encontrarás bares y restaurantes (algunos requieren reservación y solo abren en horarios limitados), todo, en la comodidad del hotel. Toma nota que, dependiendo de dónde te alojes, las distancias entre las habitaciones y algunas áreas, como piscinas, canchas de tenis y otras, son más amplias, por lo que probablemente necesitarás transportarte en un trolley que hace su recorrido por los predios del hotel y te lleva cómodamente de un lugar a otro en pocos minutos.

Si deseas mantenerte conectado durante tus vacaciones, es recomendable que obtengas un paquete que incluya Wi-Fi, aunque hay hoteles que proveen acceso gratuito en ciertas áreas, como el casino. Puede que, aún comprándolo en paquete, el Wi-Fi esté limitado a un dispositivo por habitación, así que si tu familia es numerosa y todos desean conectarse, dependiendo del hotel, pudieras incurrir en cargos adicionales. También puede haber cargos adicionales si usas servicios Premium, como los spa, así que verifica los costos antes de reservar.

Si el tiempo y el presupuesto te lo permiten

Aunque la experiencia de visitar un “todo incluido” en Punta Cana implica, casi siempre, quedarse en los predios del hotel o resort seleccionado, a solo 45 minutos se encuentra la Basílica Catedral Nuestra Señora de la Altagracia, en Higüey, en honor a la Virgen de La Altagracia. ¡Anímate y conoce la mayor del Caribe! Si te encanta el buceo y el esnórquel, también puedes coordinar un día en Isla Catalina o en Isla Saona, a donde llegas en poco más de una hora.

En poco de una hora por la autopista de Coral, podrías llegar a Altos de Chavón, una villa mediterránea construida sobre el río Chavón y sede del Museo Arqueológico Nacional; o a Santo Domingo en unas dos horas. Ya en la Capital, la primera ciudad de América, admira la renovada zona colonial, la cual fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990. Cabe mencionar que la Autopista del Coral, inaugurada en agosto de 2012, es uno de los proyectos de infraestructura turística más importante del país.

Si la adrenalina es lo tuyo, probablemente tomar una excursión para deslizarte en un zipline, atravesando la montaña Anamuya, sea para ti. Otra opción es el Marinarium, un tour ecoturístico muy solicitado en el cual podrás transportarte en un crucero de buceo de superficie para nadar con rayas y tiburones en la costa de Cabeza de Toro y Bávaro. ¡Una experiencia única en un ambiente sostenible!

En ocasiones, y dependiendo de dónde te alojes, puede que el tour que escojas tenga servicio de recogido en tu hotel. Busca los tours y los detalles a través de Internet o pregunta cuando reservesel hotel o resort de tu preferencia los que tienen disponibles. Debido a que muchas de estas excursiones son muy solicitadas, es recomendable que las compres con tiempo.

right
right

Datos adicionales

1. Por su cercanía y accesibilidad -en poco más de media hora de vuelo desde el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín llegas allí-, Punta Cana es un destino perfecto para vacacionar cerca de casa, pero en otro ambiente.

2. Además de tener un pasaporte vigente, todos los turistas deben adquirir la Tarjeta de Turista. Esta tiene un costo de $10 y se puede comprar en el aeropuerto o a través de www.dgii.gov.do. Extranjeros procedentes de Argentina, Chile, Corea del Sur, Ecuador, Israel, Japón, Perú y Uruguay están exentos del pago de la Tarjeta de Turista.

3. Aunque aceptan dólares en la mayoría de los lugares, es recomendable que siempre cambies alguna cantidad limitada a pesos dominicanos para pagar propinas y hacer compras pequeñas. Los hoteles usualmente cambian divisas.

4. Lleva protección solar y repelente de mosquitos para evitar enfermedades ocasionadas por las picadas de mosquitos, como malaria y zika. Consulta con tu médico antes de viajar.

5. ¿Souvenirs? Considera en su lugar cacao, vainilla o café. El ron, los cigarros y la Mamajuana, una bebida típica de Punta Cana, confeccionada con ron, vino, miel y especias a la que se le adjudican poderes afrodisíacos, son otras opciones.

6. En marzo se celebra el Carnaval de Punta Cana.

7. Si eres amante del golf, Punta Cana cuenta con al menos 10 campos; algunos diseñados por Jack Nicklaus, Pete Dye y otros.

8. En muchos lugares puedes regatear los precios.

9. Como en cualquier otro destino turístico, evita llevar cosas de valor contigo y toma medidas de seguridad lógicas, como evitar salir de noche en áreas desconocidas o aceptar que una persona particular te ofrezca un tour a menor precio.

Para más información sobre este destino, consulta con tu agente de viajes.