Costa en Vega Baja erosionada, entre otras razones, por el aumento del nivel del mar.
Costa en Vega Baja erosionada, entre otras razones, por el aumento del nivel del mar. (Xavier Araujo)

Entidades que procuran la protección ambiental y justicia climática favorecieron hoy, viernes, el bosquejo del borrador del Plan de Mitigación, Adaptación y Resiliencia al Cambio Climático de Puerto Rico, al tiempo que sugirieron enmiendas al documento para, por ejemplo, imponer metas de cumplimiento para permitan la fiscalización y rendición de cuentas.

En el primero de dos días de vistas públicas virtuales, los grupos elogiaron al Comité de Expertos y Asesores sobre Cambio Climático (Ceacc) por incluirlos en esta etapa tan preliminar del plan, que es un mandato de la Ley de Mitigación, Adaptación y Resiliencia al Cambio Climático de Puerto Rico (Ley 33-2019). De paso, pidieron que se les siga tomando en cuenta para las fases subsiguientes.

“Recomendamos integrar y solidificar la colaboración de organizaciones sin fines de lucro. Las organizaciones sin fines de lucro juegan un rol crucial en el desarrollo de políticas públicas y pueden movilizar proyectos que ayudarían a alcanzar los objetivos del plan”, dijo Ricardo Costa, de Para la Naturaleza.

“Nuestra acción sugerida es ampliar la red de apoyo a organizaciones sin fines de lucro para que el plan pueda entregarse a tiempo”, coincidió Amy Orta, de El Puente: Enlace Latino de Acción Climática.

Por virtud de la Ley 33, el plan debió entregarse en octubre de 2021, pero el trámite se retrasó, en parte, por dificultades en la contratación de personal técnico especializado. El Ceacc prevé someterlo en verano de 2023, tras lo cual deberá ser aprobado por la Legislatura y el gobernador Pedro Pierluisi.

Según el bosquejo del borrador, el plan atendería las siguientes áreas: energía, infraestructura, transporte y movilidad, desperdicios, salud, agricultura y ganadería, agua, sistemas marinos y zonas costeras, forestación, turismo y educación.

Orta recomendó “añadir una sección de vivienda” y garantizar que las agencias y corporaciones públicas concernidas analizarán cuántos fondos necesitan –y los obtendrán– “para poner a funcionar el plan”. “Hay que definir los escenarios de intervención e incluir métricas para evaluar el éxito o fracaso de las acciones propuestas”, dijo.

En la misma línea, Marysel Pagán, de Migrant Clinicians Network, expresó que “es imperativo” incluir “incisos independientes” para las categorías de migración y trabajo, que son “determinantes sociales de la salud” y el cambio climático “atenta con profundizar estos asuntos”.

“También, el plan tiene que considerar a las personas que pueden migrar desde y hacia la isla por la crisis climática, y considerar que los planes de manejo de respuesta sean cultural y lingüísticamente apropiados”, expuso Pagán, quien abogó también por modelos de participación ciudadana “efectivos y sostenibles”.

Mauricio Jiménez, de Basura Cero Puerto Rico, afirmó que “resulta necesario” que el Plan Multisectorial de Reducción, Reúso y Reciclaje –que será parte del plan de cambio climático– fomente el “aprovechamiento circular”, a fin de reducir drásticamente los residuos que llegan a los vertederos.

“Recomendamos un plan para uso y restricción de plásticos de un solo uso, la elaboración de una ley de responsabilidad extendida para los residuos posconsumo y acciones concretas para el uso de biomasa como fuente de energía”, dijo.

Por su parte, Jorge Bauzá, del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, recomendó integrar las acciones que la organización esbozó en su plan de mitigación al cambio climático para el ecosistema capitalino, así como acciones para fortalecer los sistemas de alcantarillado sanitario y el recogido de aceites domésticos.

También, sugirió incluir iniciativas de “infraestructura azul” (agua) e involucrar activamente al sector privado en los esfuerzos de la Ley 33.

Bauzá y Karen Schneck, de 7 Quillas Grupo Tortuguero San Juan, coincidieron en que, como parte del plan, el tema del cambio climático debe insertarse en los currículos de enseñanza, públicos y privados, a todos los niveles.

“El plan debe contemplar mecanismos por contaminación lumínica, de desperdicios y agua no tratada, pues inciden sobre las costas, playas y demás ecosistemas marinos; y que se incluyan mecanismos para la detección y corrección de descargas al mar. Los ecosistemas marinos son los centinelas de las costas y, si están débiles, peligran”, alertó Schneck.

Fernando Pabón, del Fideicomiso para Ciencias, Tecnología e Investigación de Puerto Rico, opinó que “el plan se puede fortalecer” a través de objetivos específicos que respondan, a su vez, a metas a largo plazo.

“Hay que establecer metas para no crear confusión ni expectativas irreales. Recomendamos medidas de control de gases de efecto invernadero, porque es algo sobre lo que sí tenemos control. El aumento en el nivel del mar no podemos controlarlo, pero lo que sí podemos controlar es cómo adaptarnos”, expresó Pabón.

Isatis Cintrón, de Climate Trace Puerto Rico, concordó en que el plan debe ir “dirigido a la acción concreta”, por lo que también exhortó al establecimiento de metas y “una sección de los avances en los cursos de acción”.

Cintrón pidió, igualmente, que el plan haga referencia al Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico, integrado por más de 120 expertos de diversos bagajes y que, desde 2009, publica el Estado del Clima de Puerto Rico. La versión de 2021 salió en marzo pasado. “Necesitamos sinergia, colaboración entre entidades, dar un período más amplio de comentarios y divulgación proactiva”, aseveró.

Por último, Steve Tamar, de la Fundación Surfrider Rincón, enfatizó en que el plan procure la protección de los arrecifes de coral para salvaguardar la costa y las comunidades. Además, sugirió robustecer el tema sobre aguas usadas y de la intrusión salina en acuíferos, “que cada vez serán más utilizados y hay que protegerlos”.

El Departamento de Salud, representado por la secretaria auxiliar de Salud Ambiental, Mayra Toro, avaló el borrador del plan “tal y como ha sido presentado”.

Las vistas públicas continúan mañana, sábado, de 9:00 a.m. a 1:00 p.m., en este enlace. El oficial examinador es Jaime Villeta, quien reiteradamente indicó que el borrador del bosquejo del plan se presenta bajo el entendido de que es un documento de trabajo sujeto a modificaciones y ediciones finales.

💬Ver comentarios