Cohete de alta potencia diseñado por los estudiantes del RUM. (Suministrada)

Estudiantes de la asociación Alpha Astrum del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) desarrollaron un cohete de alta potencia con el que ganaron, en su primera participación, la competencia anual del Student Launch 2020 de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Por 20 años, la competencia se ha llevado cabo en el Marshall Space Flight Center de la NASA en Huntsville, Alabama, pero este año se canceló por la pandemia del COVID-19. En cambio, los equipos participantes lograron presentar sus proyectos de forma virtual.

“Esta es una iniciativa de NASA que busca desarrollar la próxima generación de ingenieros aeroespaciales para el diseño y la creación de cohetes de alta potencia, como parte de su proyecto Artemis, el cual enviará astronautas nuevamente a la Luna”, dijo Rex Deming Miranda, líder del grupo Alpha Astrum, en entrevista con El Nuevo Día.

Los estudiantes del RUM diseñaron y desarrollaron su cohete como parte de su proyecto Dynamic Rocket for Airbone Controlled Operations (DRACO, en inglés).

“Entre enero y marzo de este año, comenzamos a manufacturar el cohete, que mide 10 pies de largo, seis pulgadas de diámetro y 60 libras de peso”, añadió Deming Miranda, estudiante subgraduado del RUM.

En su primera participación del Student Launch de la NASA, el proyecto DRACO ganó en la categoría de “Rookie Award”, el cual se le otorga al mejor equipo novato de la competencia.

A su vez, los estudiantes ganaron en la categoría de “Project Review”, otorgado al equipo con la mejor combinación de escritos y presentación formal de su proyecto.

Equipo Alpha Astrum del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico.

De acuerdo con Roberto Rodríguez Otero, vicepresidente de Alpha Astrum, la mayoría de las universidades que participaron tienen programas de aeroespacial y muchos recursos para el diseño y la creación de cohetes para esta competencia.

“Por ejemplo, la Universidad de Vanderbilt tiene un programa sólido de aeroespacial y han ganado siete veces consecutivas la competencia. Sin embargo, en la categoría de Project Review le ganamos a esta universidad”, resaltó Rodríguez Otero.

“Esto demuestra que, en el RUM, con los pocos recursos que tenemos y sin un programa de aeroespacial, logramos poner el nombre de Puerto Rico en alto sobresaliendo por encima de otras universidades ‘top’ de los Estados Unidos”, añadió el vicepresidente.

Por su parte, Juan E. Flórez Coronel, líder del departamento de propulsión y recuperación de DRACO, compartió que en su reporte detallaron todas las veces que hubo problemas con su cohete.

“Como muchos de los proyectos aeroespaciales, nuestro cohete tuvo lanzamientos fallidos, pero siempre le dejamos saber a NASA, en nuestro reporte, los problemas que encontramos y cómo los corregimos. Es bien importante hablar de las fallas, ya que de los errores se aprende, y NASA resaltó nuestra honestidad cuando nos dieron el premio”, indicó Flórez Coronel.

Otra de las categorías en la que lograron el segundo lugar fue la de “STEM Engagement”, concedida al equipo con las mejores estrategias de alcance comunitario informando sobre cohetes de alta potencia y tópicos relacionados.

Parte de la misión del grupo estudiantil es educar a la comunidad sobre ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) y compartir con estudiantes todas las oportunidades educativas para lograr una carrera en la industria aeroespacial.

“Ciertamente, se conoce bien poco de lo que es lo aeroespacial, y esta organización (Alpha Austrum) se fundó para educar a nuestras comunidades sobre estos temas”, compartió Harry A. García Cans, líder del proyecto de STEM.

García Cans resaltó que han logrado impactar a más de 5,000 personas, incluyendo estudiantes de escuela elemental, intermedia y superior.

“Durante un evento que organizamos, llamado Rocket Day, la comunidad pudo participar del lanzamiento de un cohete a pequeña escala y de otras actividades educativas”, añadió.

Además de fomentar el interés y educación en STEM, los estudiantes de Alpha Astrum (nombre en latín que significa “primeras estrellas”) seguirán enfocados en proveerles a los jóvenes de Puerto Rico experiencias “hands-on” en las áreas de ingeniería aeroespacial y cohetes.

“Este año, el equipo DRACO participará de nuevo en la competencia y aspiramos a ganar de nuevo todos los premios y viajar a Alabama si las circunstancias de la pandemia lo permiten”, enfatizó Rodríguez Otero.

El autor tiene un doctorado en Biología Celular y Molecular y es becario de la American Association for the Advancement of Science en El Nuevo Día.