Cohete de la misión Artemis I que permanece en la plataforma 39B en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida.
Cohete de la misión Artemis I que permanece en la plataforma 39B en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida. (The Associated Press)

Miami - La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, en inglés) espera tener resuelto el problema de la fuga de hidrógeno líquido en el cohete Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, en inglés) con la esperanza de volver a intentar el lanzamiento de la misión Artemis I el próximo 23 de septiembre.

De tampoco resultar positivo el lanzamiento, como segunda opción, la agencia espacial designó el 27 de septiembre.

Durante una teleconferencia, Jim Free, administrador asociado en la Dirección de Misión de Desarrollo de Sistemas de Exploración de la NASA, señaló que la ventana de lanzamiento del día 23 empezaría a las 6:47 de la mañana y se extendería por dos horas, mientras que la ventana del día 27 lo haría a las 11:37 de la mañana y se mantendría por 70 minutos, en ambos casos hora del este de Estados Unidos.

Pero esas fechas están condicionadas, entre otros, a las pruebas que se harán de forma tentativa el próximo 17 de este mes, cuando los ingenieros de la NASA hagan un tanqueo de la primera y segunda etapa del cohete SLS, además de haber resuelto el problema del sellado que originó la filtración de hidrógeno líquido en el intento de despegue del pasado sábado.

Ese día, la NASA suspendió por segunda vez el comienzo de la histórica misión Artemis I, que abrirá el camino para un regreso de los astronautas a la Luna. La suspensión del lanzamiento se debió a una fuga de hidrógeno líquido durante el proceso de tanqueo del cohete que obligó a parar la cuenta regresiva unas 3 horas antes de que se abriera la ventana de lanzamiento.

Por el momento, el cohete SLS de 98 metros (322 pies) y con la nave Orión en la parte superior siguen en la plataforma de lanzamiento 39B del Centro Espacial Kennedy, en Florida, donde se han ido efectuando las correspondientes pruebas y análisis bajo cobertores de plástico para proteger a los trabajadores y al cohete del mal tiempo.

El objetivo de la primera misión Artemis es poner a prueba las capacidades del SLS y de la nave Orión, antes de un viaje tripulado previsto en principio para 2024, al que seguirá un tercero en el que por primera vez desde 1972 astronautas estadounidenses, entre ellos una mujer y una persona de color, pisarán la superficie lunar.

La Artemis I, que despegará sin tripulación, tiene fijada una duración de 37 días, 23 horas y 53 minutos, un periodo en el que, quitando los viajes de ida y de vuelta, la nave Orion estará orbitando la Luna.

💬Ver comentarios