Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Ángel Atienza, del Cuerpo de Vigilantes del DRNA, dijo que varias especies de serpientes exóticas se han establecido en la isla tras ser liberadas por sus dueños.
Ángel Atienza, del Cuerpo de Vigilantes del DRNA, dijo que varias especies de serpientes exóticas se han establecido en la isla tras ser liberadas por sus dueños. (El Nuevo Día)

Para evitar futuras pandemias como la de COVID-19, los países deben combatir el tráfico ilegal de animales y plantas silvestres, un problema que, en Puerto Rico, no reconoce diferencias sociales y que representa un verdadero dolor de cabeza para las autoridades.

💬Ver comentarios