Un evento de sargazo en las Croabas de Fajardo en junio pasado.
Un evento de sargazo en las Croabas de Fajardo en junio pasado. (Alex Figueroa Cancel)

La interrupción en el servicio de luz a más de 140,000 abonados en la noche del domingo por un evento de sargazo se pudo haber evitado, aseguró el climatólogo Rafael Méndez Tejeda, director del Laboratorio de Investigación en Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Carolina.

El domingo, cuando miles de puertorriqueños quedaron a oscuras, la corporación pública informó que el evento de relevo de carga lo causó la entrada de sargazo a las centrales generatrices de Aguirre, en Guayama, y Palo Seco, en Cataño, de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). En conferencia de prensa hoy, lunes, se precisó que el sargazo con casi tres pies de profundidad entró a las unidades de Aguirre.

“El sargazo está llegando, se había dicho. Lo estamos hablando desde el inicio del año, dije que van a llegar casi 11 millones de toneladas de sargazo al Caribe, que Puerto Rico podía recibir sargazo. Ese sargazo estaba llegando desde 2011, habíamos tenido suerte de que hay unas condiciones climáticas que no le permitían llegar a Puerto Rico, pero han cambiado”, acotó el climatólogo.

“Cuando se están ahogando, piden que los saquen del agua”, criticó. “Aquí está llegando el sargazo hace mucho, lo que pasa es que no había entrado a las centrales, y eso se pudo evitar”.

Según Méndez Tejeda, hay herramientas que permiten establecer con semanas o incluso meses de anticipación un pronóstico certero de cuándo pudiera llegar el sargazo a las costas de Puerto Rico.

“El sargazo, cuando llega a una zona donde no tiene una playa o donde no hay una central que genere energía, no hay ningún problema. Se va a podrir y no pasa nada, eso es material vegetativo. Pero si tengo un lugar sensitivo, ese lugar lo protejo, y lo puede hacer”, reiteró a El Nuevo Día.

En junio, el Laboratorio de Oceanografía Óptica de la Universidad del Sur de Florida (USF, en inglés) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) pronosticaron que las costas de Puerto Rico, principalmente el sur y este, recibirían este año grandes cantidades de sargazo, al menos, hasta septiembre u octubre.

Sin embargo, según el también miembro del Comité de Expertos y Asesores sobre Cambio Climático, no se hizo nada para prevenir que el sargazo entrara a las plantas generadoras de electricidad que utilizan agua de mar para enfriamiento.

¿Qué dice el DRNA?

Hace cerca de un mes, Méndez Tejeda afirmó que le urgió al secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Rafael Machargo, que atendiera la acumulación de sargazo en las costas.

En declaraciones escritas enviadas a este medio, Machargo dijo que “el DRNA se encuentra actualmente sosteniendo reuniones con suplidores para evaluar el equipo más idóneo y que se adapte a nuestras condiciones para recoger el sargazo”.

Para evitar que se repita este tipo de evento, el climatólogo sostuvo que hace falta tener “algún tipo de malla que evite que el sargazo llegue”, así como “algún sistema que recoja el sargazo, porque puedo tener una malla que evite que el sargazo llegue, pero no lo puedo dejar ahí porque se va a podrir, y eso va a dañar los corajes, va a dañar todo”.

La AEE afirmó que tiene un sistema que evita que el sargazo entre a las unidades generatrices, pero atribuyó el impacto a que “fue un volumen muy grande” de sargazo. A preguntas sobre si evitarán que un evento de esta magnitud se repita, el director de Generación de la AEE, William Ríos Mera, se limitó a decir que “estamos tomando todas las medidas para evitar que vuelva a ocurrir”.

Por su parte, el profesor Julio Morell, catedrático del Departamento de Ciencias Marinas del Recinto Universitario de Mayagüez, destacó que sí ha habido varios eventos de vientos del sur y del suroeste que trajeron sargazo a la costa sur en las pasadas dos semanas, en particular en Guayama, donde está la Central Aguirre.

Imagen satelital sobre la concentración de sargazo a la isla el pasado 23 de septiembre, cuando la AEE señala que empezó a enfrentar problemas en la Central Aguirre.
Imagen satelital sobre la concentración de sargazo a la isla el pasado 23 de septiembre, cuando la AEE señala que empezó a enfrentar problemas en la Central Aguirre. (captura)

“En lo que resta del año, todavía hay una cantidad significativa (de sargazo) hasta las islas del este del Caribe. Sin embargo, en la parte del Atlántico, que es más allá de esas islas, aparenta haber una disminución significativa. Eso es consistente con que la temporada va bajando”, precisó.

Coincidió con Méndez Tejeda, en cuanto a que existen herramientas que permiten ofrecer un panorama de cuándo se acercaría el sargazo a la isla.

“El sargazo (en Puerto Rico) lleva pasando desde el 2014, pero antes de eso no llegaba en cantidades tan mayores. Lo que se podría hacer es desarrollar, utilizando imágenes de satélite, predicciones sobre dónde hay mayor riesgo de que entre. Hay productos que te dicen si hay alrededor de Puerto Rico, pero no te dice si va a entrar o no a la costa”, mencionó.

En entrevistas por separado, ambos expertos enfatizaron la necesidad de invertir en infraestructura para evitar un impacto en las plantas generadoras de electricidad. Mientras, Morell, quien es director ejecutivo del Sistema Integrado de Observación Costera Oceánica para el Caribe (CariCOOS, en inglés) adelantó que desarrollan al momento un sistema de pronóstico de llegada de sargazo, pero está en una etapa temprana.

En las costas de Puerto Rico predominan dos tipos de especies de sargazo, cuyos nombres científicos son Sargassum Fluitans y S Natans. Estas especies de algas pardas abundan en el océano Atlántico tropical, y poseen unas vesículas llenas de aire que les permiten mantenerse flotando en la superficie mientras son arrastrados por el viento, las corrientes y las olas.

💬Ver comentarios