Los jóvenes que integrarán el programa piloto están recluidos en la institución de Villalba. (Suministrada)

Unos 50 jóvenes transgresores serán parte de un programa piloto que incorpora la inteligencia artificial –o inteligencia exhibida por máquinas– a su proceso de rehabilitación, con el fin facilitar su transición e integración exitosa a la libre comunidad.

Se trata, específicamente, de un proyecto mediante el cual los jóvenes serán adiestrados con una herramienta cognitiva de realidad virtual –conocida como Sharp Focus VR– para mejorar y desarrollar sus habilidades de toma de decisiones y regular sus emociones.

La herramienta fue creada por el neurocientífico puertorriqueño Joel Acevedo Nieto, quien resaltó que, en la Administración de Instituciones Juveniles del Departamento de Corrección y Rehabilitación, el 48% de la población tiene un diagnóstico de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD, en inglés).

Dicho diagnóstico, indicó Acevedo Nieto, viene acompañado de conductas y toma de decisiones impulsivas e hiperactivas.

A los jóvenes del proyecto les falta un año o menos para recuperar su libertad. (Suministrada)

“Una tercera parte de estos jóvenes han tenido intentos suicidas y automutilaciones. Son personas que han tomado decisiones erráticas, pero que tienen una esperanza de poder cambiar. Muchos de esos muchachos tienen una oportunidad real de reinsertarse en la sociedad y ser productivos, y a eso aspiramos con este proyecto”, dijo en entrevista con El Nuevo Día.

Los 50 jóvenes que integrarán el programa piloto están recluidos en la institución de Villalba, que es dirigida por Rafael Malavé. Todos son varones, tienen de 17 a 19 años y les falta un año o menos para recuperar su libertad.

Recibirán dos ejercicios

Acevedo Nieto informó que el proyecto iniciará la próxima semana y se extenderá hasta finales de diciembre (un mes), “aunque eso no significa que termina ahí”.

Debido a la pandemia de COVID-19, las visitas a las instituciones juveniles están restringidas. Por tanto, Acevedo Nieto y su equipo de trabajo adiestraron a una trabajadora y una psicóloga de la institución de Villalba para que sea ellas quienes hagan las intervenciones con la herramienta Sharp Focus VR, que el neurocientífico describió como “unas gafas de realidad virtual”.

Durante el tiempo del proyecto, los jóvenes serán sometidos a dos ejercicios distintos, dos veces en semana. Las sesiones serán individuales.

Como parte del proyecto, los jóvenes usarán unas gafas de realidad virtual. (Suministrada)

El primer ejercicio está relacionado con la toma de decisiones manejando las emociones, una habilidad conocida como control inhibitorio. Según Acevedo Nieto, esta habilidad “es la más afectada” en personas con ADHD, porque “están dominadas por impulsos e hiperactividad y, por eso, las decisiones suelen ser erráticas”.

“Los jóvenes se pondrán las gafas de realidad virtual y, dentro de ese espacio, van a tener unos estímulos y tendrán que inhibir unos distractores para seleccionar las respuestas correctas. Es bien sencillo. Tiene que ver con colores, pero lo complicado es que tienen que hacer la selección en fracciones de segundos. El estresor será un reloj y van a tener que competir con eso. El ejercicio, como tal, busca que, en medio de las ganas de responder rápido, lo hagan correcto”, explicó el neurocientífico.

El segundo ejercicio, abundó, tiene que ver con velocidad de procesamiento. Resaltó, de paso, que los pilotos de Fórmula 1 son sometidos a este tipo de adiestramientos.

“Son estímulos que cambian de lado a lado aleatoriamente y los jóvenes seleccionan. Cuanto más rápido lo hacen, mejor. Ahora bien, el problema con el ADHD es que la velocidad de procesamiento es lenta. Si reducimos el tiempo de reacción, los estímulos distractores se reducen también. Por lo tanto, los jóvenes prestarán más atención a lo que está más próximo en su mente”, expuso.

Aunque Acevedo Nieto no estará físicamente en la institución juvenil de Villalba, monitoreará todo el trabajo del programa piloto a través de otra plataforma digital.

Una tecnología probada

Por otro lado, Acevedo Nieto se expresó confiado en el éxito de Sharp Focus VR con los jóvenes transgresores porque ya ha probado la herramienta con otros grupos y ha obtenido “resultados prometedores”.

Contó que, en 2019, tres niños con ADHD fueron expuestos a tres meses de entrenamiento y mejoraron su lapso de atención en un 30%.

Añadió que, actualmente, siete niños y niñas –entre las edades 7 a 14 años– llevan dos meses de entrenamiento, y cinco de ellos han mejorado, entre un 20% y 57%, sus habilidades para regular y modular emociones e impulsos. Cinco de ellos también han mejorado, entre un 21% y un 70%, sus habilidades de tiempo de reacción.

Aunque oficialmente el programa solo dura un mes, la expectativa es que se extienda. (Suministrada)

Acevedo Nieto resaltó que entre los participantes de ese estudio en curso hay cinco adultos, entre las edades 44 a 66 años. Tres de ellos tienen Alzheimer, de los cuales dos mejoraron sus áreas de control, entre un 55% y 98%. Los tres mejoraron sus tiempos de reacción, entre un 34% y un 91%.

Sobre los otros dos adultos, dijo que son personas con Enfermedad de Parkinson y ADHD. El adulto con Parkinson mejoró su control inhibitorio en un 92% y su tiempo de reacción, en un 83%. Mientras, el adulto con ADHD mejoró su control en un 25% y su tiempo de reacción, en un 19%.

El programa piloto de Acevedo Nieto con los jóvenes transgresores es uno de apenas ocho finalistas, en todo Estados Unidos, de la iniciativa EmPOWERED to Serve de la American Heart Association. Los ganadores de la competencia, que a grandes rasgos busca mejorar la salud de las comunidades, se anunciarán en enero de 2021.

“Aunque mi propuesta con ellos es por un mes, va mucho más allá de eso. Yo les doné 10 gafas de realidad virtual y quiero que las sigan utilizando como parte regular de su rehabilitación. Además, les habilité el software por todo un año, así que espero que el proyecto continúe. ¡Ojalá pueda extenderse, incluso, a todo el sistema correccional!”, subrayó.