Los pozos afectados fueron cerrados en la década de 1990 y ya no están en servicio.
Los pozos afectados fueron cerrados en la década de 1990 y ya no están en servicio. (Ramon Tonito Zayas)

La Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) propuso un plan para abordar la contaminación en los pozos previamente utilizados para abastecer de agua potable a las comunidades de Dorado y que ahora son parte de la Lista del Superfondo o sitios que requieren limpieza inmediata.

Actualmente, la ciudadanía no consume el agua de los pozos –están cerrados–, pero la EPA está tomando medidas para abordar la contaminación a largo plazo. Mediante comunicado de prensa, la dependencia informó hoy, martes, que acogerá comentarios sobre su plan y celebrará una reunión pública el próximo 5 de agosto.

“Este plan propuesto contempla el monitoreo a largo plazo y las medidas para prevenir la exposición al agua subterránea contaminada hasta que las concentraciones se encuentren bajo las normas para el agua potable y sea segura para consumirla”, señaló Walter Mugdan, administrador regional en funciones, en el comunicado.

“La EPA está comprometida a trabajar con las comunidades de Maguayo y Dorado, y cree que este plan protege plenamente su salud y el medioambiente”, agregó.

Los sistemas públicos de agua de agua de Maguayo y Dorado tienen pozos que abastecen aproximadamente a 67,000 personas. En las muestras de agua subterránea recogidas en parte del sistema por la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, se encontró tetracloroetileno y tricloroetileno, dos solventes usados comúnmente en procesos industriales. Aquellos pozos afectados fueron cerrados en la década de 1990 y ya no están en servicio. La EPA efectuó una investigación del área que rodea los pozos, pero no identificó una fuente de la contaminación del agua subterránea.

Para abordar el sitio, la EPA propone restringir el uso del agua subterránea afectada para que no se utilice como agua potable mientras sea sometida a monitoreo a largo plazo para asegurar que disminuyan naturalmente los niveles de contaminación. El plan propuesto se basa en el hecho de que no ha podido hallarse ninguna fuente activa de contaminación y los niveles de contaminación son muy bajos. Por lo tanto, se prevé que disminuyan naturalmente, según los datos de las muestras recolectadas y analizadas por la EPA.

La EPA monitoreará el avance y efectuará una evaluación de la limpieza, por lo menos, cada cinco años para asegurar su eficacia.

En el comunicado, se informó que la reunión pública del 5 de agosto será en el Teatro Juan Boria, en la calle Méndez Vigo, en Dorado, de 5:00 p.m. a 7:00 p.m., para explicar el plan propuesto.

Los comentarios por escrito deben enviarse en o antes del 18 de agosto, dirigidos a Luis Santos, gerente de proyecto de remediación, a la dirección Agencia federal de Protección Ambiental, City View Plaza II – Suite 7000, 48 RD, 165 Km. 1.2, Guaynabo, PR 00968-8069, o al correo electrónico santos.luis@epa.gov.

Puede ver el plan propuesto, en español, aquí.

💬Ver comentarios